Decir la verdad, una profesión en peligro de extinción

El periodismo es una actividad que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad. Para obtener dicha información, el periodista debe recurrir obligatoriamente a fuentes verificables o a su propio testimonio.

El Nuevo Periodismo / Foto: Jonathan Jacob

Está será una definición que supongo todos los estudiantes de periodismo hayan tenido que aprender de memoria desde los primeros días de su carrera. Como suele ocurrir con estas cosas, la práctica siempre difiere de la teoría.

No puedo considerarme periodista, nunca estudié la carrera, aunque llevo muchos años pateando este mundo en busca de la verdad, y como decían mis abuelos, la mejor universidad es la calle. Siempre he pensado que todos tenemos un pequeño informador dentro de nosotros, pasamos el día contando cosas que suceden a nuestro alrededor, algunas interesantes otras simplemente absurdas para cubrir los minutos en los que nos solemos aburrir.

No hace muchos años, los corresponsales de guerra como Pérez Reverte o Javier Nart eran admirados por la mayoría de personas que pegadas a la televisión veían como unos “locos” viajaban a lugares lejanos de la comodidad de sus hogares para, arriesgando sus vidas, no permitir que la verdad se perdiera en el olvido. Sin embargo, como casi todo en este material universo, el periodismo también ha evolucionado, hemos pasado de premiar a estos “seres humanos”, a denigrarlos al olvido más absoluto. En el año 2010, ya no vende que cientos de personas hayan muerto en una estampida en Camboya, o que Haití esté desapareciendo del mapa poco a poco. En este siglo XXI, el divorcio de la Esteban, los siete polvos de la Bermúdez, como apadrinar un jamón de Jabugo o los reporteros del estúpido programa “España directo”, son quienes con sus idioteces diarias ocupan más minutos en los medios de “comunicación” que la desgracias de unos seres humanos que no tuvieron la suerte de nacer en países como el nuestro, donde lo material abunda pero los valores humanos han desaparecido.

No puedo más que sentir la impotencia más absoluta cuando veo que dos grandes compañeros están siendo victima de este nuevo periodismo, sostenido por los intereses de los publicistas más que por el contenido de la noticia. Antonio Pampliega y Go Takayama viven desde hace unos días un personal y diferente calvario, consecuencia de su constante lucha por la verdad.

Takayama es un fotoperiodista japonés, de 28 años que fue detenido en Siem Reap el pasado 23 de Noviembre mientras realizaba unas fotos para uno de sus trabajos para el Angkor Photo Festival de la misma ciudad camboyana.

Después de acabar de realizar una sesión de fotos a una pareja, Go fue detenido en la calle por policías de paisanos. Tras conocer la noticia, Jessica Lim, organizadora del Festival, me confirmaba que “la policía ha requisado su cámara, así como todo el trabajo que estaba realizando, lo han acusado de producir material pornográfico. En total se han quedado con 78 fotografías donde se ve a un hombre con la camisa medio quitada, y la mujer en ropa interior, aunque ambos vestían unos jeans. En ningún momento hubo nada que se pareciera a pornografía, solo abrazos y besos bajo una romántica luz, eso es todo. Se esta haciendo muy mala prensa de este asunto, y queremos dejar claro que Takayama es inocente, y que solo estaba haciendo su trabajo”.

Takayama trabajaba en una serie de fotografías inspiradas en una leyenda jemer llamada “La princesa de los siete colores”, la historia de una princesa y un cocodrilo. Para ello, había tomado más de 1400 instantáneas, en muchas de las cuales no hay presencia humana. Uno de los componentes principales de este cuento, es la idea de un amor fuerte y posesivo. Cuando el cocodrilo se entera que la princesa quiere abandonarle y casarse con otro, el animal se come a la persona para que así permanezcan juntos para siempre, idea que Takayama quería representar con la pasión de dos seres humanos.

Aunque en este país, el cocodrilo siempre se viste de uniforme y tiene libertad para comerse todo aquello que le apetece. De momento, Takayama ha sido la princesa de un cuento que pone una vez más de manifiesto el peligro del periodismo en países como Camboya, aunque estas historias no interesen a los rotativos de las Naciones Desarrolladas.

 

Algunos países tratan al periodista como nosotros tratamos este bolígrafo / Foto: Reporters Sans Frontieres

 

 

Una historia diferente, es la de mi compañero y amigo, Antonio Pampliega, una persona con “dos cojones” bien puestos, que lleva años intentando contar una verdad que algunos individuos sentados en sus sillones de cuero prefieren no escuchar mientras miran los culos de sus secretarias.

Conocí a Antonio tras leer una entrevista que le hacían en Bottup.com a su vuelta de Afganistán. No hay mejor forma de definirlo que sus propias palabras en su blog “Un Mundo en Guerra”.

“Soy un periodista español que se dedica a recorrer un mundo en guerra… Desde esta tribuna quiero enseñaros ese ‘otro’ mundo que también existe y donde la línea que separa la vida y la muerte se rige a golpe de Kalashnikov… Acompáñeme a ese ‘otro’ mundo que apenas tiene cabida en los medios de Comunicación y del que el ciudadano medio desconoce casi todo. Un profesor universitario me dijo un vez “La duración de un conflicto está marcada por el interés de los medios de comunicación; una vez hayan perdido el interés se acabó el conflicto”… Desde aquí queremos dar cabida a todos esos conflictos olvidados y rescatar del olvido a todos los que sufren en él”. Que se puede decir más de este GRAN periodista.

Ayer sin embargo, la tristeza de saber que perdemos a una persona necesaria en la lucha por la verdad, me dejó abatido. No hacia muchos días hablaba con él, y me contaba ilusionado su próximo viaje a Haití, se notaba que ese espíritu informativo de Antonio estaba más latente que nunca. Imaginaros como sería para muchos de vosotros, dejar la comodidad de vuestros sillones, subiros a un avión, y plantaros en medio de un país, arrasado por catástrofes naturales y humanas, una nación que muere de cólera, y que como me cuenta el propio Antonio, solo ha interesado al extranjero cuando los cascos azules destinados allí fueron el objetivo de los machetes del pueblo haitiano.

Desde ayer, Antonio nos cuenta “The End”, el final a su vocación de Periodista. El desencanto de una sociedad a la que no le importa un huevo que medio mundo se muera de hambre.

Bajo mi humilde opinión de consumidor empedernido de historias, el periodismo es la lucha por la verdad, por la libertad, por la justicia, la batalla por hacer un mundo un poco mejor para todos, donde importe más que un huevo que millones de personas no tengan un mendrugo de pan que llevarse a la boca, donde decir la verdad sea la única regla de una profesión que necesita a personas como Go o Antonio. Señores redactores, editores, directores, y demás “periodistas”, dejen de mirar los culos de las secretarias o de pagar historias de sexo y mentiras a todas aquellos que digan que se han “follado a 7 en una noche” y empiecen a enfocar sus miradas hacia aquellos países donde el solo hecho de informar es un crimen.

Desde aquí quiero apoyar a mis dos compañeros. Takayama a ti todo mi apoyo y ayuda, vivo en la ciudad donde estás enjaulado, y aquí estoy para acudir a abrir la puerta si lo necesitas.

Antonio, no dejes esto amigo, la verdad te necesita, y aunque todavía quede un camino largo por recorrer, tus palabras son necesarias para que lo que hoy parece un sueño algún día se haga realidad. Quizás no se venda la miseria en la que el 80% de la humanidad vive, quizás la vida de la Esteban atraiga a más “estúpidos” consumidores de caja tonta, que a seres humanos preocupados por una sociedad mejor, el tiempo siempre pone a las personas en su lugar, y será precisamente eso, el tiempo, quien pondrá a Antonio Pampliega en el lugar que se merece, el de Periodista con mayúsculas.

Desde Camboya, llevo años luchando por decir la verdad de este país, sin embargo, nunca ha interesado un comino lo que aquí sucede. Después de ofrecer gratis mi trabajo a muchos medios españoles, y recibir buenas noticias, solo recibí hipocresía y ni un gracias por temas que algunos de ellos me pidieron. Solo Verónica, Antonio, Pau, Nuria, Laura, y los chicos de Periodismo Humano, Miradas de Internacional y Bottup.com, algunos que no todos de Ideal de Granada, y sobre todos VOSOTROS, mis queridos lectores, sois quienes se han interesado por un Mundo Olvidado que os pide a voces vuestra ayuda.

Nunca he cobrado un duro por nada de lo que he hecho, y seguiré haciéndolo aunque el dinero no llegue, porque la verdad esta por encima de lo material, y de estos “sucios” medios de comunicación solo interesados en muerte, sangre y sexo, pero a los cuales el hambre les interesa un huevo. Desde aquí, quiero seguir luchando por la libertad de expresión y que nadie venga a redactarme las palabras, que nadie me diga donde mi cámara debe apuntar, porque la VERDAD siempre estará por encima del dinero. Sé que muchos me dicen que me la juego, que aquellos más próximos a mi están acojonados, pero me da igual, porque como siempre digo, si me jugué la vida haciendo cuatro vuelos diarios durante más de tres años trabajando para esa compañía irlandesa tan odiada, sirviendo café y té a cientos de personas que solo querían fiesta y borrachera, como no me la voy a jugar luchando por contar la verdad de esos seres humanos a los que la sociedad tapa la boca. Aunque España prefiera disfrutar del gran programa cultural llamado “Gente”, donde una de las peores presentadoras de la historia de la televisión, tiene narices de informar de la muerte de 350 personas con una sonrisa en la cara, para pasar posteriormente a la interesantísima noticia del apadrinamiento de una jamón de Trevelez, ¡Tiene Cojones!, que ¡Viva España!.

Que mejor cierre a este blog escrito un poco bajo la influencia de la mala ostia que se me pone al ver que la verdad no interesa, que “robar” unas palabras del interesantísimo post de Antonio, “The End”.

“Decidí dedicarme a esta profesión porque quería contar las miserias que padece el mundo. Quería ser los ojos de aquellos que no pueden ver y la voz de los que no pueden hablar. No quería convertirme en un cabrón sin escrúpulos que piensa que ha tenido un buen día porque se le ha muerto un niño a medio metro y era el único que lo ha grabado con su cámara. No. Si no hay muerto no ha historia. Si no hay sangre no interesa…

En el mundo del periodismo actual, por desgracia, lo que vende es eso. Precisamente eso. Muerte. Heridos. Violencia. Sangre… Y cuanta más mejor. Mejor un niño hecho polvo por un bombazo que una persona que ha perdido su casa por una inundación. Mejor dos tipos matándose en medio de Puerto Príncipe que una historia sobre las familias que viven en los campos de desplazados. ¿Qué tipo de periodismo quiero hacer? No lo sé… Pero sé cuál no quiero seguir haciendo.

Y eso significa no vender ni una sola noticia… “

About these ads

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

15 responses to “Decir la verdad, una profesión en peligro de extinción”

  1. uboomerutv.com says :

    I think this is among the most important info for me.
    And i’m glad

    reading your article. But should remark on some general things, The website style is

    great, the articles is really nice : D. Good job, cheers

  2. Mariano says :

    La misión de un periodista con es contar la verdad, la verdad es múltiple, cada uno tiene la suya. La misión de un periodista es relatar los hechos.

  3. Ana C. Fuentes says :

    Comparto en gran medida lo que dices, con alguna salvedad… Entiendo que te parezca extraño apadrinar un jamón, pero @Trevelez es una emprendedora que ha buscado una fórmula 2.0 para que su negocio perdido en la Alpujarra granadina prospere. Ella también tiene derecho a existir. Por supuesto, que se hable de su idea en los medios no es incompatible con que se hable también de los conflictos olvidados de los que hablas en este post. Eso es lo malo y lo criticable.

    • Omar Havana says :

      Hola Ana, gracias por el comentario.

      Por supuesto que los jamones de Trevelez tienen derecho a existir, más bien diría que tienen la obligación de existir, los seres humanos no podemos permitir la no existencia de placeres como un buen jamón de España. Soy granadino y por supuesto, que las pequeñas empresas con grandes ideas deben proliferar, no es una crítica a la gran idea de los empresarios de Trevelez, sino a los medios de comunicación quienes pasan de hablar de una tragedia a una noticia, que aunque sea interesante, no es de la misma magnitud.

      El problema en España, como en casi todos los países desarrollados, es que damos más importancia a noticias como esta que a otras a las cuales miramos con los ojos totalmente cerrados.

      Las grandes ideas como esta de Trevelez siempre son bienvenidas y por supuesto que deben existir, aunque mi pregunta es otra, ¿ si estas ideas existen, porque cada 6 segundos deja de existir un niño en el Planeta, ellos no tienen red 2.0 ni nada, y son anunciados en televisión en un programa en el que se habla de polvos, jamones y cestas de navidad ?, ellos dejaran de existir, y pocos hacen nada para que esto pare. Quizás estas navidades, los empresarios no solo de Trevelez, sino del Mundo entero, deberían concienciar un poco más acerca de estos problemas y vender menos bolígrafos solidarios con los que pagar los Lexus de los directivos de muchas ONGS.

      Saludos desde el Mundo Olvidado, a mi vuelta a Granada espero poder tomarte una tapita de ese gran jamón de Trevelez con los chicos de vuestro equipo de girocomunicacion.

  4. Juan Carlos says :

    Creo que hoy no tienes un buen día a pesar de que no es nada facil ser optimista en un mundo como el que hemos creado.
    Ánimo, tu eres (sois) lo que a muchos nos gustaría ser y estas (estais) en donde nos gustaría estar.
    Mi más sincera admiración y agradecimiento por el trabajo que realizas.

    • Omar Havana says :

      Hola Juan Carlos, Gracias por los amables comentarios sobre este blog.

      La verdad, un día bueno con malos pensamientos, es difícil ver como esta sociedad hace oídos sordos a su propia destrucción y no valora el trabajo de personas que arriesgan sus vidas por contar las realidades del Mundo Olvidado.

      Saludos desde Camboya

  5. Amaia says :

    Como periodista solo puedo demostraros mi afecto y mi apoyo para todos aquellos que apostais por un periodismo humano y serio. Yo empecé mi carrera como becaria con un señor que, pese a lo que de él se diga, siempre me inculcó que la misión del periodista es “contar una historia” en la que al terminar el receptor de la misma necesite de unos minutos en silencio y reflexione. Éste señor es Jose María García, un hombre rodeado de leyendas urbanas y con mucha más generosidad de la que le atribuyen.
    Posteriormente, mi vida giró por otros derroteros informativos. Información política en un País Vasco atormentado donde lo realmente difícil no era contar lo que estabas viendo, si no cómo contarlo y no morir en el intento.
    El próximo día 15 tendré el honor de coincidir en Bilbao con Terry Bould, periodista y autor de “Matar a un periodista. El peligroso oficio de informar”. El trabajo de unos periodistas cuyo crimen fue contar lo que sabían y vivieron en primera persona en países como Colombia, Rusia, Bangladesh o Irak.

    No podemos dejar que nos callen. No debemos permitir que las verdades se solapen ni que nos metan en los ambientes más sórdidos del periodismo actual. Nacimos para informar y en mi caso moriré informando. Jamás olvidemos que somos los ojos y la voz de miles de personas.
    ” El periodismo puede ser un oficio bello y cargado de significado, su capacidad de combatir la injusticia es enorme y en todo el mundo sigue habiendo periodistas dispuestos a dar su vida por contar la verdad” Joel Simon, director ejecutivo para la Protección de los Periodistas.
    Maldita y bendita profesión.

    • Omar Havana says :

      Amaia, amiga, que decir más después de tus palabras, como siempre, chapeau. Como siempre me dice mi madre, transmites sensaciones con tus palabras siempre afiladas y cargadas de mensaje.

      Gracias y espero que esa exposición en el gran País Vasco salga y podamos disfrutar de un buen rioja juntos.

      Saludos desde el Mundo Olvidado

  6. aliena says :

    para ellos y sobre todo para ti todo mi respeto y adelante………….. siempre

    • Omar Havana says :

      Aliena, hoy mas que nunca el respeto debe de ser para Antonio y Go, ellos representan a otros muchos que están olvidados intentado contarnos las historias de este Mundo en destrucción. Aunque siempre podremos echar la culpa a los controladores aéreos.

      Saludos desde el Mundo Olvidado

  7. Antonio Pampliega says :

    Gracias

    • Omar Havana says :

      Antonio, amigo, tu gracias en este artículo significa para mí más que todas las buenas palabras juntas que podré decir acerca de tu trabajo. Te admiro, y no acepto tu dimisión, no concibo un Mundo donde tus palabras no hagan llorar al cielo y sentir vergüenza a la raza humana, tu trabajo es valioso, tan valioso que una cifra de dinero nunca podrá pagar el contenido de tus verdades.

      Sigue luchando, y cuenta conmigo para volver a Haití cuando tu quieras.

      Un abrazo Maestro Pampliega.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 710 seguidores

%d personas les gusta esto: