Entrevista, Líderes de los Camisas Rojas

“Si tenemos que llegar al final, llegaremos, no tenemos miedo a la muerte, pero nuestros hijos deben vivir en un país libre”

Ayer martes se esperaba con incertidumbre en Bangkok la respuesta de los líderes del Frente Unido para la Democracia Contra la Dictadura (UDD, los popularmente conocidos como ‘Camisas Rojas’) al plan de ruta anunciado por el Primer Ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, este lunes.

El Primer Ministro había declarado que se podrían celebrar las elecciones el próximo 14 de noviembre, siempre y cuando los camisas rojas aceptaran las siguientes cinco condiciones: 1. La Monarquía no debe de ser “violada” y está por encima de la política; 2. Reformas para gestionar las desigualdades sociales; 3. Un organismo independiente para garantizar la imparcialidad de la prensa; 4. Un comité para investigar los actuales enfrentamientos violentos; 5. Una posible enmienda a la Constitución (sin especificar).

Tras la reunión que celebraron los líderes en el centro neurálgico de la ciudad roja, aproximadamente a las 17 horas (hora local), todos los mandatarios del UDD salían al escenario preparado para los discursos, ante una gran multitud de personas ansiosas por saber la decisión. Anunciaron que estarían dispuestos a un diálogo con el Gobierno para evitar más derramamiento de sangre de gente inocente, pero que sólo se dialogaría si había un compromiso firme de disolución del Parlamento en los plazos fijados por los seguidores del depuesto Primer Ministro, Thaksin Shinawatra. Afirmaron que el Gobierno debía parar los rumores que habían propagado días anteriores de que los camisas rojas querían abolir la Monarquía, y que deberían investigar y juzgar a los responsables de las 27 muertes de las semanas anteriores, junto a los casi 1.000 heridos.

Los líderes de los ‘Camisas Rojas’ afirmaron que no estaban dispuestos a abandonar su fortaleza en el centro de Bangkok, y que Abhisit no tenia la autoridad para convocar las elecciones, pero sí para disolver el Parlamento cuanto antes. “Aceptamos entrar en un proceso de reconciliación, no queremos más perdidas humanas”, afirmaba el Secretario General del UDD, Veera Musikapong, “Tenemos sospechas sobre los plazos establecidos por el Primer Ministro para la celebración de nuevas elecciones, ya que esto es competencia del Comité Electoral y no de Abhisit Vejjajiva”, apostillaba.

Weng, Veera, Jatuporn y Saikua. Foto: Omar Havana

En los minutos siguientes, tres de los líderes de los camisas rojas, Weng Tojirakam, Arisaman Pongruengrong y una de las figuras militares más importantes, el General Mayor, Khattiya Sawasdipol, conocido como Sen Daeng, me concedieron un instante de su tiempo.

“Discutiremos la propuesta con el Primer Ministro, no queremos ser optimistas, pero nos prestaremos a un diálogo”, afirmaba Weng Tojirakam. “El Parlamento debe disolverse y este país debe tener unas elecciones libres”, “Los plazos establecidos por el Primer Ministro no son aceptables, pero sí podemos llegar a una reconciliación si este decide parar este acoso que estamos sufriendo”.

Arisaman Pongruengrong me comentaba que “no queremos más muertes entre nuestro pueblo, por eso estamos dispuestos al diálogo, pero tenemos que ser escuchados, nuestras propuestas deben de ser aceptadas, somos la mayoría de este país, y nuestra gente representa el sudor y el trabajo de esta gran Nación”

Sen Daeng fue el que se mostró mas próximo, incluso bromeando acerca de mi procedencia, “¿De dónde vienes?” fueron sus primeras palabras, “España me gusta, vuestra selección de fútbol está de nuestro lado, ellos visten de rojo, como nosotros”, me decía entre risas, que inmediatamente se me contagiaron. “Estoy aquí para animar a mi gente”, comentaba mientras paseaba por las barricadas cerca del barrio de Silom, “llevan mucho tiempo aquí, y estarían dispuestos a dar su vida por la democracia de este país”. “Si tenemos que llegar al final, llegaremos, no tenemos miedo a la muerte, pero nuestros hijos deben vivir en un país libre”, me decía para acabar, ante la gran marea de personas que le hacían firmar autógrafos como si de una estrella de Hollywood se tratara.

Tailandia, vive desde ayer un poco más dentro de una incertidumbre llena de esperanza, un pueblo que sueña con una Democracia que no han tenido desde hace decenas de años. Pero los camisas rojas no abandonaran fácilmente su lucha, quieren estar seguros que esta vez será la definitiva, y que de este conflicto que empezó ya hace mas de un mes salga esa libertad política que tanto desean.

Weng Tojirakam, uno de los líderes del UDD, Foto Omar Havana

General Mayor, Khattiya Sawasdipol (alias Sen Daeng). Foto: Omar Havana

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: