Los Objetivos del Milenio para Camboya

¿Qué son los Objetivos de desarrollo del Milenio?

La Declaración del Milenio fue aprobada por 189 países y firmada por 147 jefes de estado y de gobierno en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas celebrada en septiembre de 2000. Los Objetivos de desarrollo del Milenio se intentan alcanzar para 2015, y se basan directamente en las actividades y metas incluidas en la Declaración del Milenio.

Los objetivos son ocho:

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal

Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer

Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil

Objetivo 5: Mejorar la salud materna

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades

Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Los Objetivos del Milenio para Camboya

Camboya, como miembro de la asamblea de Naciones Unidas, firmó este ambicioso acuerdo. En 2003, el Gobierno camboyano adaptó estos ocho puntos con el objetivo de cubrir mejor las necesidades de su país. Reconociendo que uno de los mayores problemas con que el país se encuentra para su pleno desarrollo, son los restos de minas antipersonas y UXO, Camboya adoptó un noveno objetivo para el Milenio, la total limpieza de minas antipersonas y UXO,  y la asistencia a las victimas.

Muchas son las voces que dicen que estos objetivos del Milenio son una auténtica utopía y, aunque en algunos campos como en la reducción de la mortalidad infantil, se empiezan a ver resultados esperanzadores, en otros como la educación, el objetivo se ve casi imposible de conseguir.

Objetivo Número 1

Uno de cada tres camboyanos vive con unos 2500 riels (0,40€) al día. Aunque la pobreza en Camboya ha sido reducida drásticamente en los últimos 13 años, la diferencia entre las áreas rurales y las urbanas sigue siendo demasiado grande en un país donde según datos del 2007, solo el 21% de la población vive en zonas urbanas. El 35% de la población rural vive por debajo del umbral de la pobreza, cifra que contrasta con el escaso 2% de la capital Phnom Penh. Muchas cosas tienen que mejorar en este campo, para alcanzar el objetivo de reducir la extrema pobreza a la mitad para el año 2015.

Objetivo Número 2

Casi el 94% de los niños están inscritos en educación primaria a la edad correcta. Una cifra que parece esperanzadora, aunque no refleja la realidad de un país donde solo el 59% de los alumnos entre el grado 1 y el 6 atienden a la escuela, un porcentaje lejos de 100% que se esperaba conseguir para este año 2010.

Para conseguir este objetivo, se necesitaría un crecimiento tres veces superior al actual, según cifras que facilitan las propias Naciones Unidas. Unas cifras preocupantes que hacen de este objetivo algo casi imposible de cumplir, para un país que necesita la educación para soñar con un futuro más justo.

Objetivo Número 3

Los principales retos de este objetivo son alcanzar que un mayor número de mujeres y chicas ingresen en la educación terciaria, incrementar el número de mujeres presentes en puestos de trabajos de más responsabilidad, y aumentar el número de mujeres emprendedoras.

Observando el crecimiento en los últimos años de chicas que estudian en secundaria (7 niñas por cada 10 niños en comparación al 5/10 de 2001), y añadido al aumento de salario a las mujeres, y la contratación de más mujeres en mejores puestos de trabajo, este objetivo podría parecer de fácil conquista, pero una vez más la realidad difiere bastante de los datos.

Aunque se ve un incremento de mujeres trabajando en puestos de responsabilidad, es a la hora de tomar decisiones cuando la opinión de la mujer no es tomada en cuenta. Esto añadido, quizás al mayor problema que guarda este punto, que es la violencia domestica, hace que el objetivo número 3 del Milenio sea un fracaso más de este plan de Naciones Unidas.

Objetivo Número 4

El objetivo número cuatro ha sido donde más progresos se han visto y uno de los puntos que se esperan conseguir para el año 2015. Aunque las recientes estadísticas muestran unas todavía alarmantes cifras (1 de cada 20 niños menores de 1 año muere al año en Camboya), el progreso es considerable desde el año 1998, donde 1 de cada 10 niños morían antes de su primer cumpleaños. Esto es debido sobre todo a las campañas de vacunación, a una mayor concienciación de las madres de la importancia de alimentar con leche materna a sus hijos y a la mejora de la red sanitaria entre otros factores. Nos encontramos cifras similares a la hora de hablar de muertes de niños menores de 5 años, donde se ha visto un descenso desde las 124 muertes por cada 1000 niños del año 2000, a las 83 de los últimos estudios de 2005.

Aunque se han visto grandes progresos en este campo, hay que alertar sobre las grandes diferencias que existen entre las diferentes regiones del país. La mortalidad infantil en niños menores de 5 años en provincias como Kampong Speu, Preah Vihear/Steung Treng, Prey Veng y Mondol Kiri/Rattanak Kiri doblan la media nacional.

Objetivo Número 5

La mortalidad materna no ha sufrida casi ninguna mejoría desde 1993. Muchos son los factores que explican que en el pasado 2008, 461 madres murieran por cada 100.000 nacimientos de bebés vivos, cifras que hablan de cinco mujeres muertas al día por causas que son esencialmente prevenibles, como hemorragias post-parto, eclampsia e infecciones. Pero quizás el bajo número de personal cualificado para atender los partos (solo un 58% de los partos son atendidos por doctores o enfermeros que han cursado los estudios oportunos), sea uno de los mayores problemas que plantea este objetivo que, una vez más será casi un milagro si se consigue.

Objetivo Número 6

Camboya ha sido internacionalmente reconocida por su éxito en la lucha contra el VIH/SIDA. Con una tasa de prevalencia del VIH entre los adultos (15–49 años), del 0,7% de HIV en 2008, el país ha conseguido superar el objetivo del milenio, establecido en conseguir una tasa menor del 0,9%. Las campañas del Gobierno y organizaciones, de concienciación del uso de métodos de protección han calado en la población, aunque en los últimos años, se ha visto un cierto repunte en el número de contagios entre los colectivos de mayor riesgo, y en el número de contagios de madre a hijo.

En lo referente a la lucha contra la malaria, Camboya todavía necesita trabajar duro para mejorar la situación, sobre todo en las regiones del norte, así como en mejorar la tasa de mortalidad en enfermedades como la tuberculosis. Sin embargo, se ha visto un enorme progreso en la lucha contra la fiebre dengue.

Objetivo Número 7

Entre 2002 y 2006, 373.510 hectáreas de bosques han sido perdidas en Camboya, lo que representa un descenso de más de un dos por ciento de las cifras del 2002 en la superficie forestal del país asiático. El crecimiento de la población y el asentamiento ilegal, así como la escasa protección forestal son las razones de esta pérdida de superficie.

Aunque se ha mejorado mucho el acceso al agua potable (65% de la población tiene acceso a fuentes mejoradas de agua potable), la situación actual es quizás mucho peor que lo que dicen las estadísticas. Solo el 16% de la población rural, usa instalaciones mejoradas de saneamiento, una cifra muy lejos del treinta por ciento que los objetivos del milenio pretenden alcanzar.

Objetivo Número 8

Bajo este objetivo, países como Camboya trabajan hacia la mejora de los sistemas financieros y de comercio, así como en las nuevas tecnologías, tales como las comunicaciones, donde la ayuda del sector privado ha sido fundamental.

El Gobierno camboyano se ha comprometido a firmar acuerdos bilaterales y multilaterales con otros países, como la entrada de Camboya en la Organización Mundial del Comercio (OMC) demuestra. El comercio es considerado como “el motor de crecimiento” de un país, con el potencial de reducir significativamente los niveles de pobreza.

No se han establecido cifras exactas para este objetivo, con lo que es imposible saber con exactitud el progreso conseguido en esta área, aunque se espera un informe más detallado para finales de este año 2010.

Objetivo Número 9

Explosivos y minas antipersonas continúan siendo un grave problema para la población más pobre y vulnerable de Camboya. Este objetivo es de alta prioridad para la rehabilitación y desarrollo del país, que persigue la desaparición de todo resto de explosivos para el año 2015.

Se ha hecho un gran progreso en esta área, desde las 4320 victimas en el año 1996, se ha reducido hasta las 241 del año 2009. En junio de ese mismo año, más de 50,000 hectáreas de terreno habían sido totalmente limpiadas de restos, lo que supone un 44% del total del terreno que se quiere despejar para 2015.

Dentro de unos meses, comenzará el año 2011 y quedarán tan solo cuatro años para que sepamos si los famosos Objetivos del Milenio se han cumplido y de que manera. Muchos son los países, no solo Camboya, que esperan un mayor compromiso por parte de Naciones Unidas, Gobiernos y Organizaciones, aunque de momento esta es la realidad de un ambicioso plan con un futuro no muy brillante.

En lo que respecta a Camboya, nueve son los objetivos, aunque en tan solo tres se está cerca de conseguir resultados favorables, mientras tanto el día continua en las calles de cualquier ciudad para una población camboyana totalmente ajena a estos nueve objetivos que supuestamente mejoraran la vida del país de la sonrisa eterna.

¿ Y cuándo los niños dejarán de trabajar? / Foto: Omar Havana

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

5 responses to “Los Objetivos del Milenio para Camboya”

  1. aliena says :

    bueno pues como siempre, se reunen, gastan desmesuradamente y despues de tantas lindezas todo sigue igual………bla, bla, bla y mas bla y desgraciadamente nada mas

  2. Amaia says :

    Y a mí que todo ésto me suena bla, bla, bla…siento ser tan pesimista..o realista. Pero se dice tanto y se hace tan poco, a los datos me remito. Quizá haya tanto por hacer que no sepamos ni por donde empezar…
    Ya lo dice el refrán, siempre habrá ricos y pobres, siempre ha sido así y hay cosas que nunca cambian, por desgracia. Yo sigo levantandome por las mañanas con la esperanza y con los ojos puestos en titulares que me digan que me estoy equivocando y que todo es maravilloso y que ya no hay “mundos olvidados”..y toma Amaia, por listilla.
    A ver mañana…

    • Omar Havana says :

      Hola Amaia, pues justo unos días después de escribir este artículo, las “Naciones Separadas” como me gusta llamar a mi a la ONU, estuvieron discutiendo este fracaso de plan a nivel global. Supongo que cuando fracase, harán unos nuevos objetivos del Milenio para 2025, donde los de siempre se hagan más ricos y los pobres sigan donde estaban antes que el “Milenio” empezara.

  3. bleid says :

    Hola Omar
    ojala todo esto se pueda llevar a cabo y que no sea solo en Camboya sino en todos los paises que padecen desigualdad, pobreza y otros problemas
    te vuelvo a repetir que tienes un blog muy interesante
    un abrazp

Trackbacks / Pingbacks

  1. Camboya, el “Reino de las Maravillas” « Mundo Olvidado - 28 septiembre, 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: