Un claro ejemplo de la diferencia entre ricos y pobres en Camboya

No hace muchos días, y gracias a un enlace publicado por algunos amigos en Facebook, pude contemplar con mis ojos un vídeo que manifiesta una vez más la diferencia entre los ricos y poderosos camboyanos y los más humildes de este país. Recomiendo visionar y escuchar los 34 segundos de este vídeo antes de seguir leyendo este artículo.

Lo que ha simple vista puede parecer una huida tras un atropello, guarda varias secretos imprescindibles para poder entender un poco mejor la situación de este país, situado en el número 154 de los países más corruptos del Mundo.

El accidente sucedió en Monivong Blvd., una de las arterias principales de Phnom Penh, el pasado jueves, y fue colgado en la red, por un expatriado residente en la capital camboyana. Curiosamente, en estos momentos, el artículo original de Casey Nelson en el blog LtoCambodia ha sido borrado de Internet.

Salta a la vista, que el conductor del vehículo debe ser una persona poderosa, a juzgar por el gran coche que maneja en un país donde el 34% de la población están por debajo del umbral de la pobreza. Como hace unos días, publicaba el diario Phnom Penh Post, este imitador de “Mad Max”, no es ni más ni menos, que Sok Than, director en funciones en el Ministerio Para la Asamblea Nacional, departamento de Relaciones con el Senado, en mi opinión este no está recogiendo arroz en el campo.

Como informa Pen Khon, Director en funciones de la policía de trafico, “la familia ha asegurado que Sok Than sufre de problemas mentales graves”. Problemas que por supuesto, no le impiden realizar sus funciones en el Ministerio Camboyano. Según la misma fuente de la policía, el vehículo ha sido confiscado y Sok puesto en libertad el mismo jueves, para que su familia tenga cuidado de él. Todavía no se sabe si se presentarán cargos en su contra. Según fuentes del Gobierno Camboyano, “esto es un problema individual y no tiene porque afectar al Gobierno”, aunque otros, que prefieren no dar su nombre, abogan por “la resignación inmediata de Sok” afirmando “que un representante del Gobierno debería respetar a las autoridades locales y por supuesto a la ley”. Nadie ha mencionado que una persona que supuestamente tiene “problemas mentales graves” no debería ocupar un cargo de tanta responsabilidad, un “curioso detalle” pasado por alto.

No hace mucho tiempo, por desgracia, uno de mis amigos camboyanos tuvo la desgracia de sucederle un hecho similar. Fue el mismo día que llegué a Camboya en 2009, después de unos meses en Europa. Un coche, se había llevado por delante tres motos en la avenida principal de Siem Reap, Sivatha Road entre las personas heridas, este chico de 21 años. No tardamos en llegar al lugar del accidente, aunque la policía con una eficacia más propia de Japón que de Camboya, se había apresurado a “hospitalizar” a los accidentados. Por supuesto, del coche ni rastro, ni incluso cuando intenté sobornar a los policías con cien dólares se mencionó una palabra de conductor del vehiculo.

Como resultado, un chaval que nunca volverá a andar de la misma manera, que fue afortunado de tener cerca a extranjeros que supieron ver a tiempo que el “hospital” donde estaba, se parecía más a una “casa de citas” que a una clínica donde unas fracturas abiertas fueran tratadas. Ahora si, a la hora de pagar, los estándares europeos más exquisitos, cuatro noches de hospital más cuatro paracetamoles, 427 dólares americanos. Los otros accidentados abandonaron la clínica durante la primera noche, debido al coste de la misma, por sus heridas, me atrevería a afirmar que por desgracia han pasado a engrosar la larga lista de personas amputadas que viven en Camboya.

Mi amigo tras el accidente / Foto: Omar Havana

Días después, y tras haberlo trasladado a una clínica en Battambang, un médico italiano de la Organización Emergency, nos confirmaría que si hubiera esperado un día más, él también hubiera formado parte de esa lista.

Vídeos como el que tenemos suerte de ver gracias a Casey, confirman que en este país, las diferencias entre ricos y pobres cada día son más grandes. Estoy seguro que si la persona atropellada hubiera sido Sok Than, el policía hubiera disparado su arma en una dirección muy diferente a la que lo hace en este vídeo.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

3 responses to “Un claro ejemplo de la diferencia entre ricos y pobres en Camboya”

  1. Produits LIERAC says :

    Je ne comprends pas … quelle est la langue de l’article?

    • Omar Havana says :

      Salut Lierac,

      La Langue est l’espagnol, parce que cette blog suivre l’actualite de les pays oublies tout les persons que parlent l’espagnol, mais je aussi parle français, merci, e a bientot de le monde oublie

  2. Amaia says :

    Lo de los “problemas mentales” del tipo resultan evidentes. Me queda la duda de conocer a cuantos más del gobierno camboyano y funcionarios etc.. se hace extensible. La cifra resultaría abrumadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: