El voto en blanco se percibe como la única solución ética a los casos de corrupción política en España

El domingo 22 de mayo de 2011, trece de las diecisiete comunidades autónomas españolas celebrarán previsiblemente elecciones autonómicas. Esta será la primera oportunidad que tendrán los ciudadanos de mostrar su malestar con una clase política que hace mucho tiempo olvidó a quien tiene la obligación de representar.

Los intereses personales, de bancos y de grandes empresas se imponen en este siglo XXI a costa del sufrimiento de una masa social cada vez más ignorada. Mientras en España, las cifras del paro alcanzan el récord histórico, los políticos se aseguran pensiones vitalicias mientras exponen sus vergüenzas en ese corral en el que se ha convertido el Congreso de los Diputados.

Con un Gobierno empeñado en parchear los errores del pasado, con medidas tan absurdas como rebajar la velocidad en las autopistas españolas, y una oposición cuyo trabajo es más el de contradecir todo y aquello que dicen los ediles socialistas que de explicar el proyecto con el que según las encuestas, Mariano Rajoy, uno de los políticos peor valorado de España, será el próximo Presidente del Gobierno, algo que le obsesiona sobre toda las cosas. Mientras, los partidos minoritarios se empeñan en arrimarse al árbol que mejor sombra les cobija, aceptando pactos políticos en los que ellos mismos no creen.

Con esta situación el panorama de cara a las próximas elecciones autonómicas en España se presenta más que complicado. Millones de ciudadanos se encuentran en una difícil tesitura a la hora de elegir a quien destinar su voto. La desconfianza en la clase política se ha convertido en uno de los mayores problemas de este país, superando por mucho a esa lacra de ETA que ocupo por tantos años el primer escalafón de los problemas del país de la piel del toro.

Para todos aquellos que sigan teniendo dudas a la hora de que hacer, debemos recordar que queda una opción para muchos olvidada, pero quizás la más efectiva de todas, el voto en blanco. Votar es un derecho y una obligación de todo ciudadano, y elegir al azar el destino de más de 50 millones de seres humanos, basados en los discursos baratos que protagonizan los líderes de los dos principales partidos políticos españoles, sería hipotecar aún mucho más el futuro de una nación que se mantiene de milagro al borde del precipicio.

El  Informe Global de la Corrupción 2009, difundido a finales de septiembre del citado año por Transparencia Internacional (TI), apuntaba: “El masivo alcance de la corrupción global como consecuencia de sobornos, cárteles de fijación de precios e influencia indebida sobre las políticas públicas, tiene un costo de miles de millones de dólares y obstaculiza el crecimiento económico sostenible.”

Aunque sabemos que España no es uno de los países más corruptos del Mundo, sirva Camboya, donde vivo, como ejemplo de lo que es corrupción a gran escala, los casos de tramas de este tipo han incrementado considerablemente en los últimos años. No importan las siglas de los partidos, todos y cada uno de ellos están implicados en algún caso, como demuestra el siguiente mapa interactivo que sitúa uno por uno los casos de corrupción en territorio español, un gran trabajo de PixSpain, que deja al descubierto las miserias de una clase mal llamada “política”.


Señoras y señores, dentro de unos meses tenemos la oportunidad de poder demostrar que nuestra voz cuenta, que son ellos los que trabajan para nosotros y no nosotros para ellos, que no como dijo el señor Zapatero, los ciudadanos españoles debemos de dar gracias a los bancos, sino que son precisamente ellos los que han llevado a más de 4 millones de personas a la ruina. El voto en blanco es una opción, y en el mapa de la corrupción está más que justificado el pensar más de una vez a quien destinar el futuro de nuestro país y de nuestras ciudades para los próximos cuatro años.

Y si aún tienen algunas dudas no dejen de leer el siguiente fragmento del maestro Eduardo Galeano, escrito en el año 2002, llamado “Que bella es la Democracia”, que se basa sobre los Estados Unidos. Hace ya casi 10 años que el maestro Galeano escribió este texto, pero saquen ustedes, mis queridos lectores, sus propias conclusiones y pregúntense en que ha cambiado el Mundo en estos diez últimos años. El grupo de extraterrestres de Galeano ya se hizo estas mismas preguntas, ahora nos toca a nosotros, los seres humanos.  Que tengan ustedes un buen Voto.

Un grupo de extraterrestres ha visitado recientemente nuestro planeta. Ellos querían conocernos, por pura curiosidad o quién sabe con qué ocultas intenciones.

Los extraterrestres empezaron por donde tenían que empezar. Iniciaron su exploración estudiando al país que es el número uno en todo, número uno hasta en las líneas telefónicas internacionales: el poder obedecido, el paraíso envidiado, el modelo que el mundo entero imita. Empezaron por ahí, tratando de entender al mandamás para después entender a todos los demás.

Llegaron en tiempo de elecciones. Los ciudadanos acababan de votar, y el prolongado acontecimiento había tenido a todo el mundo en vilo, como si se hubiera elegido al presidente del planeta.

La delegación extraterrestre fue recibida por el presidente saliente. La entrevista tuvo lugar en el Salón Oval de la Casa Blanca, ahora reservado exclusivamente a los visitantes del espacio sideral para evitar escándalos. El hombre que estaba concluyendo su mandato contestó, sonriendo, las preguntas.

Los extraterrestres querían saber si en el país regía un sistema de partido único, porque ellos sólo habían escuchado a dos candidatos en la televisión, y los dos decían lo mismo.

Pero tenían, también, otras inquietudes: ¿Por qué han demorado más de un mes en contar los votos? ¿Aceptarían ustedes nuestra ayuda para superar este atraso tecnológico?

¿Por qué siempre vota nada más que la mitad de la población adulta? ¿Por qué la otra mitad nunca se toma la molestia? ¿Por qué gana el que llega segundo?

¿Por qué pierde el candidato que tiene 328.696 votos de ventaja? ¿No es la democracia el gobierno de la mayoría?

Y otro enigma los tenía preocupados: ¿Por qué los otros países aceptan que este país les tome examen de democracia, les dicte normas y les vigile las elecciones? ¿Será porque este país los castiga cuando no se portan como es debido?

Las respuestas los dejaron todavía más perplejos. Pero siguieron preguntando.

A los geógrafos: ¿Por qué se llama América este país que es uno de los muchos países del continente americano?

A los dirigentes deportivos: ¿Por qué se llama Campeonato Mundial (”World Series”) el torneo nacional de béisbol?

A los jefes militares: ¿Por qué el Ministerio de Guerra se llama Secretaría de Defensa, en un país que no ha sido nunca bombardeado ni invadido por nadie?

A los sociólogos: ¿Por qué una sociedad tan libre tiene la mayor cantidad de presos en el mundo?

A los psicólogos: ¿Por qué una sociedad tan sana engulle la mitad de todos los psicofármacos que el planeta fabrica?

A los dietistas: ¿Por qué tiene la mayor cantidad de gordos este país que dicta el menú de los demás países?

Si los extraterrestres hubieran sido simples terrestres, este absurdo pregunterío hubiera acabado mal. En el mejor de los casos, hubieran recibido un portazo en las narices. Toda tolerancia tiene un límite. Pero ellos siguieron curioseando, a salvo de cualquier sospecha de impertinencia, mala educación o mala leche.

Y preguntaron a los estrategas de la política externa: Si están ustedes amenazados por enemigos terroristas, como Irak, Irán y Libia, ¿por qué votaron junto con Irak, Irán y Libia contra la creación del Tribunal Penal Internacional, nacido para castigar el terrorismo?

Y también quisieron saber: Si ustedes tienen, aquí cerquita, una isla donde están a la vista los horrores del infierno comunista, ¿por qué no organizan excursiones, en vez de prohibir los viajes?

Y a los firmantes del Tratado de Libre Comercio: Si ahora está abierta la frontera con México, ¿por qué muere más de un bracero por día queriendo cruzarla?

Y a los especialistas en derecho laboral: ¿Por qué MacDonald´s y Wal Mart prohíben los sindicatos aquí y en todos los países donde operan?

Y a los economistas: ¿Por qué, si la economía se duplicó en los últimos 20 años, la mayoría de los trabajadores gana menos que antes y trabaja más horas?

Nadie negaba respuesta a estos raritos, que seguían con sus disparates.

Y preguntaban a los cuidadores de la salud pública: ¿Por qué prohíben que la gente fume, mientras fuman libremente los autos y las fábricas?

Y al general que dirige la guerra contra las drogas: ¿Por qué las cárceles están llenas de drogadictos y vacías de banqueros lavadores de narcodólares?

Y a los directivos del Fondo Monetario y del Banco Mundial: Si este país tiene la deuda externa más alta del planeta, y debe más que todos los demás, ¿por qué ustedes no lo obligan a recortar sus gastos públicos, ni a eliminar sus subsidios? ¿Será porque hay que ser cortés con los vecinos?

Y a los politólogos: ¿Por qué los que aquí gobiernan hablan siempre de paz, mientras este país vende la mitad de las armas de todas las guerras?

Y a los especialistas en medio ambiente: ¿Por qué los que aquí gobiernan hablan siempre del futuro del mundo, mientras este país genera la mitad de la contaminación que está acabando con el futuro del mundo?

Cuantas más explicaciones recibían, menos entendían. Poco duró la expedición. Los extraterrestres empezaron su visita por la potencia dominante, y por ahí terminaron. La normalidad del poder estaba fuera del alcance de estos turistas.

Artículos Relacionados:

Los mayores casos de corrupción de la historia de España, en El Economista.es

La corrupción en España: ¿Excepción o regla?, por José Joaquín León Morgado

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: