Tataouine, la ciudad de la esperanza

En medio del desierto tunecino existe un lugar lleno de esperanza, una ciudad que hace años sirvió a George Lucas como escenario para su guerra de las galaxias, y que en la actualidad se parece más a ese poblado en medio de la nada donde esos pacíficos Ewoks se defendían de las tropas imperiales con armas del pasado. Su nombre: Tataouine.

“Los Ojos”,  significado bereber para el nombre de este oasis escondido,  es un reducto de solidaridad en medio de tanta destrucción e interés. Sus calles son un manjar de vida para esas personas que tuvieron que dejar todo atrás en el momento de emprender la huida. Cientos de seres humanos procedentes de las montañas libias de Nefusa llegan todos los días en busca de una protección que otros, supuestamente más organizados,  deberían proveer. Las casas abren sus puertas a todos aquellos que necesitan un lugar donde descansar sus heridas mentales, el hospital cuida a esos otros que exponen en sus cuerpos los horrores de la Guerra. Y medio de tanta solidaridad, un antiguo “polideportivo” se ha convertido en el hogar donde la humanidad reside sin discriminar.

El hogar donde la humanidad reside sin discriminar / Foto: Omar Havana

Es difícil imaginar que hubiera pasado si estos horribles sucesos que acontecen en Libia hubieran sucedido tan solo hace unos meses. Días donde el odio instaurado por esos grandes amigos que dirigían estos dos países hermanos con mano de hierro, hacían que esos “ojos bereberes” estuvieran ciegos de ira e ignorancia. Hoy, sin embargo, el pueblo tunecino está dando una lección al mundo entero, una clase donde la dignidad de todo ser humano es la materia a estudiar. Como muchos libios reconocen, Túnez y sus ciudadanos están ayudando más allá de lo humanamente posible a que miles de vidas sigan viviendo, “sino fuera por ellos ninguno de nosotros hubiera podido salir de una Libia en guerra”, nos comenta un refugiado libio.

Las antiguas canchas de baloncesto hoy son los escenarios donde los más pequeños vuelven a sonreír. La antigua recepción, el lugar elegido para pedir a ese Dios que vuelva a llenar de vida su añorado país. En medio de tanta humanidad, uno se siente alejado de esa destrucción que en este lugar solo es recordada por las heridas que sus coches muestran sin temor. “Nadie es rechazado, albergamos a casi 200 personas y sabemos que este espacio es limitado, pero damos cobijo a todos aquellos que llegan de cualquier parte de Libia, algunos han “viajado” durante más de cuatro días esquivando ataques de mortero, llegan exhaustos y mentalmente destrozados”, nos cuenta un padre de familia. “Siempre intentamos buscar casas para todos aquellos que no podemos alojar, la población tunecina ha abierto las puertas de sus hogares para todos nosotros, ellos nos están enseñando el significado de la palabra hermandad”, afirma el coordinador de este centro.

Las heridas de una huida / Foto: Omar Havana

Visitar este lugar es volver a creer que un mundo mejor es posible, un universo sin siglas creadas supuestamente para proteger a los refugiados, un planeta donde todas las personas se den cuenta que existe una gran familia a la que todos pertenecemos, la familia humana. “Muchos de nuestros hermanos libios residentes en países como Canadá o Reino Unido nos están ayudando desde el principio, desde allí no cesan en buscar lugares donde estemos a salvo de ese horror que nuestra Libia está viviendo en estos momentos. En un principio pensaron en habilitar el estadio de Tataouine como campo de acogida improvisado, pero al final pensamos que este lugar era el idóneo para esas personas que huyen de sus hogares. Incluso aunque sabemos que la administración tunecina se negó a aceptarnos en este centro deportivo, al final la palabra del pueblo de Túnez se impuso, y este sitio se abrió a las familias libias. Así nació este lugar”, nos afirma una de las personas libias que voluntariamente ponen todo su empeño en hacer olvidar las heridas de la huida. “Aquí no hay organizaciones, aquí hay seres humanos, libios y tunecinos, que piensan que Gaddafi es una amenaza no solo para Libia sino también para Túnez. Los ciudadanos no solo nos ayudan como pueden, sino que empezamos a percibir que incluso intentan lo imposible por nosotros”.

Tan solo horas después de visitar el horror de ese otro “oasis” controlado por esa organización mundial supuestamente “unida” y organizada, reconforta ver lo que la unión de unos corazones humanos puede alcanzar. Tan solo 74 kilómetros separan ese campamento donde la comida escasea, el agua es un bien de lujo y la sanidad  brilla por su ausencia de este otro donde seres humanos unidos no carecen de alimento, de agua, de sonrisas y donde la única pega es que los hombres tengan que recorrer unos metros para acceder a los baños locales donde poder asearse. “No obstante, la ciudad de Tataouine no puede albergar a más refugiados, y en los últimos días hemos recibido llamadas de ciudades más alejadas como Medenine o Djerba, donde los ciudadanos quieren también abrir sus casas para seguir acogiendo a los miles de libios que diariamente cruzan la frontera en busca de protección”, nos confiesa el coordinador.

Ese otro campo lleno de siglas, organizado y supuestamente unido / Foto: Omar Havana

“Para ser honestos, creo que aquí ha sucedido un Milagro, porque si pensamos con nuestras cabezas no podemos encontrar una solución a este problema. Esta es la prueba de que cuando las personas ponen sus corazones en algo, entonces los milagros suceden, no son las organizaciones, no son los Gobiernos, son solo los seres humanos. Mientras las Naciones Unidas siguen haciéndose preguntas, y más preguntas, yo sigo repitiendo que las acciones se suenan más fuerte que las palabras, y con preguntas no se resuelven los problemas, ahora la solución empieza por ayudar a esas familias tunecinas que nos están ayudando. Estas personas han absorbido el problema libio, entonces por qué seguir sentados en mesas firmando papeles y no ayudar a estas familias que nos están dando todo para que puedan continuar haciéndolo. Túnez acaba de salir de su propia pesadilla, todavía están en construcción y quizás puedan volver a caer, y ahora encima tiene nuestro problema como un “extra”, y ¿dónde está la comunidad internacional ahora?”, confiesa uno de los responsables de este milagro. “Pido a las Naciones Unidas que primero ayuden a Túnez a alcanzar esa soñada democracia, y que salgan de sus despachos y vengan aquí a ver cuál es la situación, este es mi mensaje”, concluye.

Un milagro por obra y gracia de los seres humanos / Foto: Omar Havana

Un mensaje que debería ser escuchados por esas personas que diariamente desayunan en el mejor hotel de la ciudad, lecciones que deberían ser aprendidas por todos aquellos hombres y mujeres que discriminan a los demás por proceder de lugares esclavizados por el terrorismo o la pobreza, palabras que deberían resonar en todos los corazones, ya sean árabes, españoles, vascos, catalanes, americanos, chinos, israelís, palestinos o de cualquier otro lugar.

Tataouine sí es esa ciudad de las galaxias, ese lugar donde lo imposible se ha realizado: hermanar a dos pueblos que hasta hace unos meses se odiaban, unir a todos en una causa común llamada dignidad del ser humano. “Los Ojos” han mirado en la dirección correcta, esa donde los seres humanos viven en armonía, esa donde los abrazos son la única agresión, esa donde el sueño de un mundo más justo para todos es posible, esa donde las sonrisas quieren decir ESPERANZA.

“Los Ojos” de la Esperanza / Foto: Omar Havana

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Tataouine, la ciudad de la esperanza”

  1. Javier Goikoetxea says :

    Sigues siendo grande Omar. Tu testimonio nos ayuda a ver lo que los “bienacomodados” periodístas no enseñan. Ánimo y adelante!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: