Fawzi al Issawi, refugiado y mejor jugador de fútbol de la historia de Libia

Corría los años setenta cuando un niño llamado Fawzi comenzó a dar patadas a un balón, tenía nueve años y como cualquier crío de esa edad soñaba día y noche con convertirse un día en futbolista profesional.  1974 marcó su debut como futbolista profesional, allí entrenado por un serbio Fawzi fue adquiriendo las cualidades que lo han convertido en el mejor jugador de fútbol de la historia de Libia. En 1977, sería convocado por primera vez para formar parte del equipo nacional de su país, Libia.

Recuerda con cariño, los amistosos jugados contra el Sevilla y el Cádiz, ambos con victorias españolas. Sonríe mientras nos cuenta como vivió como un espectador más el Mundial de 1982 en España, como allí descubrió al que según él ha sido el mejor jugador de todos los tiempo, el brasileño Zico. Ese mismo año, fue elegido mejor jugador de la Copa de África, donde su equipo, la selección nacional de Libia, llegó a la final que perdió 7-6 en la tanda de penaltis contra una Ghana donde despuntaba una estrella llamada Abedi Pelé.

Fawzi Al Issawi posa con una camiseta de Fernando Llorente donada por el Athletic de Bilbao / Foto: Omar Havana

Con su equipo nacional estuvo a punto de jugar un Mundial, el de México 1986, quedando fuera en el último partido de clasificación contra la Marruecos de Badou Zaki. Tres años después dejaría el que ha sido el equipo de su vida, la selección nacional de Libia. Han pasado 22 años desde entonces, y el que ha sido el mejor de los jugadores libios de la historia hoy conviven en la ciudad tunecina de Tataouine como un refugiado más de una guerra que está destruyendo su país.

Hace tan solo unos días, la selección nacional de Libia daba su apoyo a los rebeldes libios, “ellos son un símbolo para la juventud de Libia, hace unos día visitaron la población de Nalut, situada en las montañas de Nafusa, lo que ha ayudado a subir la moral de los luchadores de la libertad libios, no solo en Nafusa sino en el país entero”, afirma Fawzi.

“En la época de Gaddafi, cualquier deportista importante siempre estaba a la sombra del régimen, nadie podía destacar, aquellos famosos eran silenciados por el dictador. Ahora, es la oportunidad perfecta para que muchos de ellos vuelvan, para que renueven el deporte libio, para que mejoren el futuro de un país que ama el fútbol. Tenemos el ejemplo de la selección nacional, ellos llevan planeando dar el apoyo a los rebeldes desde hace mucho tiempo, la revolución pertenece a todo el mundo, y queremos mostrar que somos también parte de esta causa”, confiesa Al Issawi.

Mañana empezará un torneo de fútbol en la ciudad de Tataouine, allí los niños refugiados competirán durante dos días en los campos del centro cultural de la ciudad por un trofeo que supondrá el comienzo de muchos sueños, niños que quizás algún día ocupen el lugar que hasta ahora ha estado reservado a Fawzi, “con este torneo solo pretendemos traer felicidad a los niños, seguiremos jugando campeonatos aquí, pero soñamos con uno más grande, uno en el que jueguen todos los niños de mi país, un torneo que celebraremos en Libia el día que Gaddafi nos deje vivir en libertad”, se despide el que fue un día llamado “diamante negro”, Fawzi al Issawi, el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos en Libia, el refugiado al que todos los niños libios se quieren parecer.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: