Archive | Egipto RSS for this section

100.000 gracias y 100.000 abrazos

Recuerdo como si fuera hoy, aquel día que no pude guardar esa voz rota dentro de mí por más tiempo, mis dedos empezaron a moverse alrededor de este teclado pulsando mil veces esos sentimientos de impotencia que una simple mirada había creado en lo más profundo de mi corazón.

Quise bautizar esta bitácora con la definición más cercana que describiera esas otras realidades que escasas veces se pueden leer en la prensa, ese que aquí hemos bautizado en un afán de ponerle estrellas a la calidad de vida como “tercer mundo”, ese mismo en el que tantos seres humanos se sienten olvidados.

Pero curiosamente no fue una de esas historias, como suele ocurrir a diario, la que hizo que este blog saltara a la primera página de google, sino una revolución que si salía en las portadas de muchos de los diarios que podemos encontrar en los quioscos. Tailandia se cubría de rojo mientras miles de personas leían a diario mis historias desde Bangkok, más preocupados por la reserva de su luna de miel en la capital tailandesa que por la sangre que en esos días se derramaba por las calles de un país en busca de democracia.

La revolución acabó y las playas tailandesas se volvieron a llenar de esos turistas en busca del paraíso “custom made”. Las historias sobre el horrible pasado de Camboya no suponían un impedimento a los millones de turistas que siguen visitando el sudeste asiático en busca de playas y la foto con el niño pobre. Y fue entonces cuando me topé con ellos a tan solo 30 kilómetros de esos magníficos templos, donde los niños de la calle corretean de turista en turista intentando vender pulseras, libros, postales o hasta su madre llegada el caso.

En medio de toneladas de desperdicio las sonrisas son honestas, las miradas penetrantes y las voces silenciosas se hacen imposibles de no escuchar. Pronto esas historias saltaron a las pantallas de ordenador de miles de vosotros, gracias a ello se consiguieron cuatro pozos de agua potable, apadrinamiento de alguna familia, y que alguna organización haya comenzado a prestar ayuda a esas cientos de almas olvidadas de las que incluso la Comisión de Derechos Humanos para Asia ha decidido escuchar. También algunos medios internacionales como ABC News o Channel 10 TV en Australia, Foreign Policy en USA, India Times, o The Voice of Vietnam decidieron escuchar las voces de aquellos seres humanos, y sus caras hayan sido publicadas en miles de diarios internacionales mediante un reportaje de la gran fotógrafa Paula Bronstein de la agencia Getty.

Miles de personas siguen viviendo en los vertederos del Mundo / Foto: Omar Havana

Casi doscientos artículos después, doy las más humildes gracias a todos los que habéis hecho que muchas voces se hayan sentido acompañadas, doy las gracias a los que habéis  escuchado los llantos de esos refugiados libios , a los que habéis sentido la calidad humana de los Amazigh, y a los que habéis gritado libertad en la Plaza Tahrir.

Y desde esta jungla de panderetas y cruzcampos que es la España en la que vivimos, solo espero poder regresar pronto a uno de esos mundos olvidados, a volver a escuchar esas otras historias que a casi nadie les interesa, a poder sentir de nuevo la necesidad de que mis dedos pulsen la realidad de esos seres humanos a los cuales ira dedicado siempre esta bitácora.

Desde este sofá tan alejado de mi mundo, os mando 100.000 gracias y 100.000 abrazos.

2011

Desde Mundo Olvidado me gustaría agradecer a todos que este año el blog haya triplicado el número de visitas. Llevo meses lleno de palabras vacías así que prefiero que sean mis fotografías y vídeos los que resuman este año que está apunto de acabar.

Nos vemos en 2012

Un abrazo

Omar Havana

Una voz desde Tahrir

Una voz, un nombre, una persona que sigue soñando con poder gritar libertad, esa sensación que entre lágrimas me describía pocas horas después de la caída de Mubarak, esa utopía por la que arriesgó su vida buscando testimonios que contar al mundo.

Un joven bloguero egipcio que hoy, prefiere ocultar su nombre para dar protagonismo a una amiga, hoy él prefiere mantener su identidad bajo un halo de misterio, mientras me recuerda que pronto compartiremos ese “café libre”, como él lo bautizó, que me prometió cuando cayó Mubarak.

Hoy, no puedo entender sus palabras, se nota su nerviosismo, su miedo, según me cuenta sus manos no paran de temblar, probablemente debido a una reacción provocada por la inhalación de los enigmáticos gases que el ejército egipcio está utilizado contra los manifestantes.

Hoy, mi amigo solo me pide que yo solo sea el traductor de un email que una amiga suya ha escrito al mundo, unas líneas llenas de emoción, de incertidumbre, de cambios de sentido en las vidas de una juventud que vuelve a ocupar la plaza Tahrir de El Cairo.

Voces bajo el velo / Foto: Khalil Hamra

 

Una Voz desde Tahrir

Queridos amigos,

En primer lugar, hace tiempo que yo quería escribir sobre el día que pasé en frente del hospital copto en Abbasiyya. Esa terrible mañana del lunes 10 de octubre, cuando nos despertamos rodeados de pura maldad en medio de una brutal y despiadada masacre. Yo desperté en el momento en que mi amigo Ali rompió a llorar al ver a cientos de familias coptas rotas de dolor por la pérdida de sus hijos, amigos y parientes a manos de nuestras fuerzas armadas, me sentí vacía.

Poco después, quise escribir acerca de un maravilloso viaje que hice durante dos semanas a Aswan. Un viaje que confirmó lo que todos ya sabíamos, que las tribus en Egipto siguen marginadas, y que los nubios son las personas más nobles de la tierra.

Después pensé en escribir sobre las próximas elecciones y mi participación en un grupo llamado “Guarda tu voz”, que tiene como objetivo garantizar los derechos de los votantes y la creación de un bloque viable de pensamiento libre dentro del parlamento para oponerse a la legislación anti-democrática sugerida por las fuerzas no democráticas.

Pero hoy, me encuentro escribiendo de nuevo sobre Tahrir. La gente ha estado luchando desde hace cuatro días, su resistencia es admirable. El gas lacrimógeno es insoportable, por lo que nos hemos visto forzados a comprar máscaras de gas en la calle Gumhuriyya, una máscara de gas especial, porque el gas que se está utilizando en esta ocasión es 10 veces peor que el que se utilizó en enero. Nosotros también compramos los suministros médicos, ya que se han creado cinco hospitales de campaña  por los propios manifestantes y estos necesitan constantemente medicinas, agujas, jeringas, etc. Estamos también organizando puntos de encuentro para la que la pueda donar mantas, alimentos y otros suministros, para que sean transportados a Tahrir. Hemos creado equipos de rescate y comprado chalecos reflectantes, para que estos equipos de ayuda puedan siempre estar visibles para atender a los heridos.

Algunos de nosotros están en la línea del frente, otros, como yo, estamos en la parte posterior, quizás presos del miedo. Cantamos “Yasqut Hukm al A’skar” (Abajo el gobierno militar) con toda nuestra mente y con todo nuestro corazón, porque no podemos comprender lo que los militares han hecho con nosotros. Y a veces nos enfrentamos a los que por más de 60 años nos han dicho que el ejército es sagrado, cantando mi lema favorito: “. Askar Aiwa Binihtif ded el ‘” (¡Sí! Estamos cantando en contra de los militares)

En realidad no tenemos ni idea de qué demonios estamos haciendo aquí. Sólo queremos que aquellos que están en la línea del frente, que aquellos que perdieron sus ojos, aquellos cuyos pulmones hayan sido envenenados, que estén seguros. Se trata de asegurarse de que tienen suficiente gente para que no se atrevan a acabar con todos aquellos que están en primera línea luchando. Es solo una cuestión de números. Pero sin mirar más allá, todo esto que hacemos juntos es un milagro que no puedo describir, solo vivir.

Anoche, cuando mi amigo me dio un sándwich de mantequilla de cacahuete, de todas las cosas que pasaban por mi cabeza, solo pensé en lo surrealista de ese momento. No sé qué significa todo esto, pero quiero pensar que estamos en una posición mucho mejor de lo que estábamos hace dos semanas. Estamos muy cerca de declarar el principio del fin de una dictadura militar de 60 años de edad, por lo menos esto es lo que esperamos.

Estoy a punto de regresar a la plaza, pero de todos los días que he querido escribir, este es el momento perfecto, el momento donde el mundo debe saber que Tahrir es una misma voz, y que solo queremos para nuestro país lo mismo que muchas personas tienen en sus países, libertad.

Solo espero que todos estén bien y de tan buen humor como yo estoy en este momento, minutos antes de volver a soñar con un Egipto libre, es hora de volver a la plaza Tahrir.

Las palabras de este email emocionan mientras dibujan una imagen muy diferente a la que durante mucho tiempo medios y gobiernos mundiales nos han querido describir de la mujer árabe, una mujer que en muchos casos sigue escondida bajo un velo de censura, bajo una tela de machismo, prisionera de un pasado que la ha mantenido apartada de la sociedad. Pero es hoy, y a partir de hoy cuando sus voces se escuchan más que nunca y ha sido en esta primavera árabe,  cuando la lucha por los derechos de las libertades que cualquier ser humano, mujer u hombre, merece por el hecho de ser humano ha florecido más fuerte que nunca. Mujeres como la misma Shahira Amin, o como Malika Boussouf, Nadia Hindi, Meryem Demnati, Hayat Zirari, como Naima, Malak, como millones de mujeres que han decidido que esta es su primavera, que es hora de que el mundo escuche la voz que se escondía bajo el velo del silencio.

La voz de la mujer / Foto: Tara Todras-Whitehill

Mujeres valientes y humildes que como la autora de este email luchan alejadas del protagonismo, voces sinceras que sonríen cuando les afirmas que son valientes: “en realidad no. Hay personas que son mucho más valientes que yo, las personas que todavía están allí. Yo salí corriendo, cuando empecé a oler el gas, pero muchos han seguido allí, ellos sí son valientes”.

Entrevista con la periodista egipcia Shahira Amin: “seguiré luchando por dar voz a aquellos que no la tienen a pesar de las amenazas”

Shahira Amin, periodista egipcia, ha trabajado para la televisión estatal de Egipto, Nile TV, entre 1989 y 2011, ha sido un colaboradora freelance para el programa de la CNN, “Inside Africa” desde 2002. Amin ha producido artículos de fondo sobre la mutilación genital femenina, la situación de los refugiados sudaneses, la discriminación contra los coptos en Egipto, la disputa por el agua del Nilo y la influencia wahabí en la cultura egipcia y las artes, entre otros. Ha ganado dos veces ganadora del premio al mejor reportaje de la CNN (2004 y 2008). También ha sido reconocida por la UNICEF por sus esfuerzos para mejorar la situación de las mujeres y los niños de su país (certificado de reconocimiento, Beirut 2009). Entre sus entrevistas más destacadas figuran las realizadas a la secretaria de Estado de Estados Unidos Hilary Clinton, el presidente ugandés Yoweri Museveni, al ex presidente de Ghana, John Kufuor, o al ex primer ministro de Malasia Mahathir Mohamed, entre otros, pero sin duda ha sido la entrevista al soldado israelí Gilad Shalit la que más fama le ha dado. Shahira renunció a su trabajo en Nile TV el 3 de febrero en protesta por la cobertura de la televisión estatal de la revuelta popular en la plaza Tahrir. Actualmente vive en Egipto y tiene dos hijos y durante esta pasada semana ha estado en la ciudad española de Granada, participando en las jornadas sobre la situación de la mujer en las primaveras árabes que la Fundación de altos estudios árabes, Fundea, ha organizado en la ciudad de la Alhambra.

En una entrevista en exclusiva, Shahira ha compartido sus puntos de vistas sobre asuntos como el régimen militar que gobierna en su país desde la caída del dictador Mubarak, “Cuando salimos a la calle el 25 de Enero, queríamos poner un fin a la brutalidad policial, queríamos nuestras libertad, el fin de la corrupción, queríamos recuperar nuestra dignidad y ahora con el régimen es como si la cabeza hubiera caído, pero el cuerpo sigue intacto, de hecho, el número de personas llevadas ante los tribunales militares es incluso superior a los 12.000, una cifra mucho mayor que el total de personas juzgadas durante los treinta años de Mubarak”.

En su lucha constante por la defensa de los derechos de la mujer árabe, Shahira se siente orgullosa del paso hacia adelante que han dado en la primavera que ha derrocado gobiernos dictatoriales como el de Mubarak, “somos más de la mitad de la sociedad egipcia, y como todo el mundo sabe fueron dos mujeres,  quienes encendieron la primera llama de la revolución egipcia, fueron las mujeres en Tahrir juntas hombro con hombro con los hombres las que lucharon por la caída del régimen de Mubarak y ahora Buthaina Kamel es candidata a la presidencia de mi país, Buthaina sabe que probablemente no gane las elecciones, ya que Egipto quizás no esté preparado para tener una mujer como Presidenta, pero está haciendo esto para romper definitivamente los esquemas que han limitado a las mujeres en nuestra sociedad”.

La sonrisa constante de Shahira  desaparece cuando hablamos de un tema que sin duda más controversia ha creado en el nuevo Egipto, los test de virginidad que el gobierno militar de Egipto está realizando a las mujeres de la plaza Tahrir, “esto ha creado un gran impacto en la totalidad del país, en total 17 mujeres de entre las protestantes fueron obligadas a someterse a los test de virginidad. Lo que averigüé después, es que esto eran procedimientos rutinarios en Egipto, que cualquier mujer llevada a prisión debe someterse a estos test, para así poder probar si han sido o no violadas en prisión, lo que es una cosa terrible y una violación de los derechos humanos de la mujer egipcia, y esperemos que nunca vuelva a pasar”.

De todos los trabajos que Shahira ha realizado, sin duda la entrevista al soldado Gilad Shalit ha sido el que más repercusión ha tenido, recordemos que este soldado fue intercambiado por 1027 prisioneros palestinos en una maniobra de la que se ha escrito de casi todo, pero que mejor que la primera periodista en entrevistar a Gilad para poder saber lo que realmente pasó en el paso fronterizo de Rafah, “parece que todo lo que hago está destinado a crear controversia, cuando dejé mi posición en Nile TV hubo controversia, cuando saque a la luz los test de virginidad hubo controversia, cuando entrevisté a Shalit hubo controversia, todo mi trabajo parece estar rodeado de controversia y la historia de Shalit fue la que más controversia ha creado de todas las que he cubierto hasta ahora. Fue una oportunidad que ningún periodista hubiera dejado pasar, yo estaba ahí, en el lugar apropiado en el momento justo. Pienso que más periodistas deberían tomar la iniciativa de interesarse por el otro lado ya que sin comunicación ni dialogo siempre existirá esta barrera de odio y desconfianza que nos separa a todos, una barrera que solo podemos derribar hablando los unos con los otros”.

Desde que dejó su posición en Nile TV, Shahira vive bajo la sombra de la amenaza constante. Para muchos este sería un motivo suficiente para suavizar las temáticas de las que habla, sobre todo si tenemos en cuenta que Shahira es madre de dos hijos, sin embargo, Shahira está determinada en continuar con su lucha por la verdad, “es parte de nuestra misión la de dar voz a aquellos que quieren tener una voz,  esto no pasaba bajo el régimen de Mubarak, el pueblo egipcio nunca fue escuchado, y el país solo tenía la voz de la dictadura, así que ahora espero que a través de mis programas y de mi voz, el pueblo Egipto tenga también la oportunidad de tener una voz”.

Shahira Amin contempla como cientos de miles de personas han vuelto a tomar la Plaza Tahrir de El Cairo / Foto: Omar Havana

La sonrisa vuelve a su cara, cuando le llegan las noticias desde la plaza Tahrir de El Cairo, allí cientos de miles de compatriotas han vuelto a tomar la famosa plaza para protestar contra las maniobras del Ejército para prolongar su permanencia al frente del país, “si tuviera un micrófono ahora mismo y me estuvieran escuchando en Tahrir solo les diría: Continuad las protestas, pero continuadlas pacíficamente, luchad para que vuestras demandas sean escuchadas hasta que consigáis los objetivos por los que estáis en Tahrir”.

*Medios interesados en la entrevista completa pueden contactar con Omar Havana en omarhavana@mundoolvidado.com (disponible audio, texto y fotografías).

Prohibida la reproducción parcial o completa de esta nota, Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: