Tag Archive | bangkok

Tailandia sufre las peores inundaciones de los últimos cincuenta años

Hace semanas que anuncié mi retirada del fotoperiodismo profesional, sin embargo, ayer el destino me ha demostrado de nuevo que no se puede escapar de lo que llevamos incrustado en nuestra alma.

Desde hace años el sudeste asiático ha sido mi hogar, allí he compartido sonrisas y lágrimas con esos seres humanos a los que les fue robada la voz en el mismo momento de su nacimiento. La imposibilidad de seguir creciendo dentro de una profesión cada vez más alejada de la humanidad me llevó a tomar la difícil decisión de dar un cambio radical a mi vida. El próximo enero será el mes en el que pasaré a cambiar el chaleco antibalas de la humanidad por esa corbata del dinero que me aleja de lo que más amo en este mundo, la fotografía. Pero hasta entonces, vivo con impotencia los estragos de una zona del Mundo que me ha enseñado a ser la persona que soy.

El próximo martes, me subiré de nuevo en un avión con destino Tailandia y Camboya. Allí miles de seres humanos están sufriendo las peores inundaciones de la reciente historia. Se cuentan por cientos las vidas que el agua ha arrastrado hacia un final definitivo, y lo peor está aún por llegar.

Tailandia / Foto: The Nation Bangkok

Desde ayer, no he parado de contactar con medios de comunicación y amigos intentando acceder a las áreas más afectadas por esta catástrofe. Los medios siguen enfocando sus noticias en la capital Bangkok, ignorando la tragedia que se está viviendo en otras zonas que han quedado totalmente aisladas. El tráfico por carreteras se antoja imposible mientras las barcas han ocupado las calles de ciudades que hoy se asemejan a paisajes salidos del infierno de Dante.

El verde de los campos de arroz ha sido sumergido por las aguas altamente contaminadas que anegan todo tipo de vida a su paso. “Necesitamos periodistas que muestren al mundo la verdad de lo que está pasando, Tailandia no es solo Bangkok”, me comentaba ayer Nufayla desde las cercanías del puente sobre el río Kwai, mientras la escasez de alimentos empieza a pasar factura en diferentes regiones del país de las sonrisas. En Bangkok, se espera que mañana las aguas  alcancen los dos metros y medio de altura en las proximidades del río Chao Phraya, y las autoridades han recomendado evacuar varias zonas de la capital tailandesa, y para empeorar la situación se esperan lluvias torrenciales en nueve provincias del país en los próximos días, Prachuap Khiri Khan, Chumphon, Surat Thani, Nakhon Si Thammarat, Phatthalung, Songkhla, Pattani, Yala y Narathiwat.

Ayutthaya / Foto: Reuters/Sukree Sukplang

En total 26 provincias de Tailandia están afectadas por esta subida de las aguas, Sukhothai, Phichit, Phitsanulok, Nakhon Sawan, Uthai Thani, Chai Nat, Sing Buri, Ang Thong, Phra Nakhon Si Ayutthaya, Lopburi, Saraburi, Suphan Buri, Nakhon Pathom, Pathumthani, Nonthaburi, Samutsakhon, Ubon Ratchathani, Khon Kaen, Srisaket, Roi-et, Surin, Mahasarakham, Kalasin, Chacheongsao, Nakhon Nayok y Prachinburi. Más de 350 personas han perdido la vida y miles se han visto forzados a dejar sus hogares y huir hacia provincias más seguras como Chiang Mai.

Pero,” ¿a qué se debe está catástrofe sin precedentes?”, preguntan muchos. Sin duda, el ser humano una vez más es culpable en su mayor parte de la destrucción que está afectando al sudeste asiático. En un vídeo que ha recibido ya más de medio millón de visitas, se explica en forma de dibujos animados todas las causas que han llevado a que esto sucediera. Según este vídeo, la cantidad de lluvia este año ha sido similar a la de años pasados, aunque desde Septiembre las lluvias han sido mucho más abundantes. Los bosques que antiguamente servían como presas naturales han sido sustituidos por presas artificiales, con las que controlar el nivel de agua a nuestro antojo, pero como bien sabemos el hombre puede cometer errores. La lluvia procedente del norte ha supuesto que en estos momentos los terrenos tailandeses estén bajo cien mil millones de metros cúbicos de agua, y como no, estas presas artificiales han fallado. Se prevé que Tailandia no recobrará la normalidad al menos en un mes, hasta que toda esta agua no haya sido absorbida por el mar. Una situación que está complicado mucho la vida en la capital tailandesa que en estos días está recibiendo el agua de las provincias del norte.

Templo Chaiwattanaram, patrimonio de la UNESCO / Foto: Christophe Archambault/AFP/Getty Images

En pocos días, estaré sobre los terrenos inundados de Tailandia, buscando esa otra cara del desastre, esa que medios de todos los países siguen ignorando. Sea como sea, una vez más queda demostrado que el ser humano destruye todo aquello que la naturaleza se empeña en construir, y no es otro que el mismo ser humano, el que sufre estas terribles consecuencias. Nuestra avaricia una vez se ha puesto de manifiesto, y como siempre, son los más pobres los que sufren en silencio. Las aguas cesarán y Tailandia volverá a ser un país donde la sonrisa volverá a lucir, pero mientras que esto ocurre miles de personas ya no volverán a ver salir el sol. Solo nos queda aprender de nuestros errores, aunque queda constancia una vez más que el tiempo se nos ha echado encima. Mucho me temo que esta situación se repetirá con mayor frecuencia en este año 2012 que pronto comenzará, mientras a miles de kilómetros la gente sigue ignorando las voces de un planeta que pide auxilio a gritos.

Quiénes son los camisas rojas tailandeses

El Frente Democrático contra la Dictadura (UDD) o los “camisas rojas” forman un movimiento antigobierno en Tailandia. Se denominan así porque en sus protestas contra el Gobierno todos visten ropa de este color. Constituyen la mayoría rural y las clases sociales más desfavorecidas de la sociedad tailandesa, quienes a su vez forman la mayoría del electorado de este país. Quieren el derecho a elegir su gobierno democráticamente.

Tailandia quiere Democracia / Foto: Omar Havana

Origen

Recuerdo aquel 13 de Septiembre de 2006, como un día normal en la pacífica Bangkok, nada parecía fuera de lo común. Ese día dejaba el llamado país de la sonrisa para volver a este mundo desarrollado.

Pocos días después los telediarios de Europa nos mostraban las imágenes de un Golpe de Estado en Tailandia. Era 19 de Septiembre, y las tropas leales al jefe de ejército, el General Sonthi Boonyaratkalin, asaltaban el Gobierno para derrocar al primer ministro Thaksin Shinawatra, que en esos momentos daba un discurso en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. La junta militar derogó la Constitución, disolvió la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional, decretó la ley marcial, prohibió las actividades políticas en todo el país, incluida la creación de nuevos partidos y decretó la censura de prensa con la intervención de los medios de comunicación y el bloqueo de Internet.

Los golpistas declararon su lealtad al Rey Bhumibol Adulyadej y crearon un Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional que asumió los poderes ejecutivos y legislativos y que fue reconocido oficialmente como «gobierno provisional» por el Rey el 22 de septiembre.

9 de Octubre 2006. El General Surayud Chulanot era nombrado como el vigésimo cuarto primer ministro tailandés, prometiendo restablecer la democracia y formar un gabinete de 35 personas en menos de una semana, horas después de que tomara el mando del país, insurgentes atacaron la escuela Don Rak en uno de los céntricos barrios de la capital tailandesa, con el resultado de un civil muerto y decenas de policías heridos gravemente.

Durante unos meses, todo se iba normalizando en Tailandia, hasta que en Marzo de 2007 la mujer de Shinawatra, Khunying Potjaman era acusada de un crimen de evasión fiscal, derivado de una investigación que daría con los cargos de corrupción al antiguo primer ministro, viendo como en mayo de ese mismo año su partido político, el llamado Thai Rak Thai (TRT) era declarado ilegal.

11 de Junio 2007, Kaewsun Atibhodi, secretario del comité de escrutinio de impuestos, explicaba en rueda de prensa, que habían congelado todas las cuentas de la familia Shinawatra, en total más de 52 billones de Baht Tailandeses, un equivalente a 1 billón de euros. Pocos días después, Thaksin y su esposa eran acusados de corrupción y malversación de fondos públicos por un total de 772 millones de Baht, lo que podría llevar al antiguo primer ministro a una condena de más de 13 años de prisión. Juicio que tendría lugar en el mes de agosto, y al cual, ninguno de los dos acusados se presentaron.

La inestabilidad política se hacia patente cuando en Diciembre de 2007, Samak Sundaravej, es elegido como nuevo primer ministro tailandés. Un gobierno que era mas visto como de ruptura más que de unión, ya que el nuevo presidente pertenecía a un partido mayormente financiado por Shinawatra y el cual seria uno de los más efímeros de la democracia de este país. Un mes tras su elección, Thaksin y su mujer acababan sus 17 meses de exilio y volvían a Tailandia para enfrentarse a los cargos de los cuales era acusado, reiterando que su vuelta no se debía a pretensiones políticas. Pero meses después, Potjaman, esposa del antiguo primer ministro, era juzgada y sentenciada a tres años de cárcel por un crimen de evasión de impuestos derivado de los 772 millones de Baht, condena que nunca cumplió, tras solicitar la apelación. Meses después, Thaksin es encontrado culpable del cargo de corrupción y sentenciado a dos años de prisión. La pareja no acudió a escuchar la decisión del Supremo, una vez más estaban buscando asilo en Londres.

Los camisas rojas consideran a Thaksin su héroe / Foto: Omar Havana

Diciembre 2008, El aeropuerto internacional de la capital tailandesa, Suvarnabhumi es tomado por los camisas amarillas, grupo partidario de la monarquía y totalmente en contra de  Shinawatra, forzando a las autoridad a cerrar la mayoría de las operaciones aéreas, ocasionando la cancelación de la mayoría de los vuelos entrantes y la cancelación total de todas las salidas. El partido democrático, encabezado por el actual primer ministro Abhisit Vejjajiva, no mostró el apoyo a los grupos radicales que encabezaron la revuelta, pero dejó total libertad de actuación. Meses después, Abhisit seria nombrado Primer Ministro Tailandés.

Desde entonces, ha existido una revolución roja en silencio, con varios enfrentamientos, como en las celebraciones de año nuevo tailandés de 2009, que obligaron al gobierno a declarar el estado de emergencia. Como resultado cientos de heridos y varias muertes. Enfrentamientos que se fueron repitiendo en los meses posteriores de este año 2009, como en la cumbre de la ASEAN en Pattaya días después y que tuvieron su punto más caliente en la primavera del 2010, como ya todos conocen.

Quiénes son

Bajo las siglas de UDD, surgieron en 2006 como oposición al gobierno militar y al golpe de estado de ese mismo año. El UDD suspendió sus actividades después de las elecciones generales de 2007, donde una nueva facción del partido de Shinawatra, liderada por Samak Sundaravej, se hizo con el poder. Desde 2006, año de la salida del gobierno de su líder, han sufrido el acoso de los llamados camisas amarillas, que se han opuesto a todos los resultados de las elecciones libres de Tailandia Pero como respuesta a las continuas revueltas y a la toma del palacio presidencial por parte de los camisas amarillas en Mayo de 2008 han incrementado sus concentraciones. Esta situación permite a los generales, consejeros del Rey, consejo supremo y a la élite conservadora del país a actuar por encima de la Constitución.

Los principales líderes del UDD son miembros de la oposición Puea Thai Party y algunos activistas sociales. Su núcleo lo constituye Jatuporn Prompan, Veera Musikhapong y Nattawut Saikua.

Líderes de los camisas rojas / Foto: Omar Havana

La mayoría de los camisas rojas apoyan a Thaksin por buenas razones, durante su mandato aprobó varias leyes que favorecían a las clases mas desfavorecidas, como el sistema de seguridad social gratuita para todos los ciudadanos.

Aunque no son meras marionetas del depuesto primer ministro, hay una estrecha relación entre unos y el otro. Siempre dispuestos a la protesta y a la lucha, se organizan en grupos autosuficientes, e incluso han llegado a cuestionar a Thaksin por su continuo apoyo a la monarquía, en contra de los ideales de los camisas rojas que pretenden instaurar una República en la nación.

Muchos de estos camisas rojas critican los abusos de Shinawatra, pero ellos son la izquierda de un movimiento de ciudadanos que buscan la democracia real.

En contraposición al color rojo de los seguidores del UDD, los llamados camisas amarillas son aquellos opuestos al antiguo líder tailandés Thaksin y sus aliados. Un color que siempre ha estado relacionado al monarca. No forman un partido político sino una coalición de grupos sociales. Saltaron a la fama en Septiembre de 2006, forzando el golpe de estado de ese mismo año. También conocidos como PAD o Alianza del Pueblo para la democracia. Monárquicos de base, tienen el apoyo de las clases sociales más altas del país, la mayoría de los medios de comunicación, el ejército y la familia Real. Saltaron a la palestra una vez más con la toma del aeropuerto de la capital en los últimos meses del año 2008.

De momento, conforman una multitud silenciosa, aunque los rumores que circulan por la capital, hablan de que volverán a tomar la ciudad si no se celebran las elecciones previstas para el próximo mes de Mayo.

Rojo o amarillo, dos colores que tienen al país al borde del caos político una vez más.

Bangkok sigue pidiendo Democracia un año después

En memoria de Fabio Polenghi.

Los camisas rojas toman Bangkok un año después

La noche cae sobre Bangkok, una fuerte lluvia monzónica acaricia las caras sonrientes de esas camisas rojas que un año después siguen pidiendo Democracia. Desde las primeras horas de hoy, domingo 10 de abril de 2011, casi 100.000 almas rojas ocupan el Monumento a la Democracia donde hace un año exactamente fue asesinado el fotógrafo japonés Hiro Muramoto.

Hiro Muramoto fue asesinado en este lugar / Foto: Omar Havana

 

La amabilidad de estas personas sigue llamando mi atención, en tan solo cuatro horas abandonaré esta parte del Mundo Olvidado con el recuerdo de sus sonrisas. Hace un año empezó mi aventura como fotoperiodista. Acompañado de mi inseparable cámara recorría las calles de la ciudad roja, y ya entonces me hicieron sentir que independientemente del color de sus camisas, compartíamos un mismo sueño, la libertad. Hoy, si aún fuera posible, se han apoderado de mi corazón. El sentido homenaje a mi compañero Fabio Polenghi, asesinado el 19 de Mayo de 2010 en Bangkok, ha hecho que las lágrimas recorrieran mi cara una vez más.

Homenaje a Fabio Polenghi / Foto: Omar Havana

Como me comentaba el antiguo teniente coronel Pisuth Sirimangkala, hoy convertido a abogado de los camisas rojas, “no entendemos porque el gobierno tailandés sigue insistiendo que no dispararon a los periodistas, todos sabemos que las balas procedían de los rifles de la policía, y sin embargo, en lugar de castigarlos, todos aquellos policías que asesinaron a inocentes seres humanos han sido promovidos, algunos incluso al rango de General, pero seguiremos pidiendo democracia, nadie nos parará, porque Tailandia merece Libertad”.

Algunos líderes han salido de la cárcel para acudir a esta manifestación en el mismo lugar donde hace un año, empezó el conflicto. Entre ellos un exultante Jatuporn Prompan calienta a la multitud con los mensajes dirigidos al Primer Ministro Abishit Vejjajiva. Como el mismo Jatuporn me confirma, “la situación ha mejorado, y esperamos elecciones libres para el próximo mes, de no ser así, seguiremos en las calles, de hecho el 19 de Mayo celebraremos otra concentración en el mismo lugar donde tu compañero Fabio fue asesinado”.

Jatuporn en el Monumento a la Democracia / Foto: Omar Havana

Una vez más todos me preguntan por Fabio, la cámara nos ha hermanado para siempre, y hoy más que nunca siento que debo estar a la altura de su gran trabajo, los que seguimos escribiendo la verdad de esos seres humanos sin voz tenemos la obligación de seguir luchando para que su muerte nunca quede en el olvido.

Todos quieren salir en la foto, todos sin excepción posan ataviados de rojo hasta las cejas, y a cambio, solo piden que contemos la verdad, “tú eres extranjero, en tu país puedes decir lo que realmente sucedió, sabemos que en Tailandia esto es muy difícil, por eso, te pedimos que por favor cuentes nuestra historia”, me susurra una mujer. “Muramoto murió buscando la verdad y nosotros debemos seguir su trabajo”, me dice un compañero japonés de la agencia Kyoto.

Un reportero fue asesinado en este lugar / Foto: Omar Havana

 

Muchos utilizan la camisa de nuestra “roja” para demostrar su admiración por este causa, otros las del Liverpool con Torres en la espalda, y hasta los perros visten de rojo hoy. Todos quieren democracia, algunos han venido desde Australia para apoyar a sus familias, otros, lo más pobres, han tenido que viajar toda la noche para poder derramar las lágrimas de la libertad.

Hoy Bangkok vuelve a ser rojo, un color que hoy recuerda más que nunca a la sangre derramada por la democracia, a la muerte de mis compañeros, a la lucha por la libertad. Hoy Bangkok se despide de mí de la misma forma en que me recibió hace un año. Hoy Bangkok, grita ¡Democracia!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.



A %d blogueros les gusta esto: