Tag Archive | ejercito

Libia: La guerra de la desinformación

Es fácil hacer conjeturas desde el calor de una casa granadina y casi imposible imaginar la situación de esos compañeros que se la están jugando en Trípoli, a ellos todo el apoyo y fuerzas para luchar por esa verdad que está siendo aniquilada en las últimas 48 horas. Tras dos días de batalla en la capital de Libia, todo parece haber salido de una novela en la que cada página contradice a la anterior, visto así el panorama no cabe duda que imaginarse el final puede parecer incluso más difícil que descifrar la fórmula de la Coca-Cola.

La madrugada del domingo nos despedíamos con la sonrisa impidiéndonos dormir, sabiendo que la caída de Gaddafi estaba más cerca que nunca. Tres de los hijos del “líder de la revolución” habían sido detenidos por los rebeldes libios, y varias ciudades de Libia se iluminaban por las luces de los fuegos artificiales. Hoy sin embargo, altas dosis de impotencia han impedido a muchos colegas de oficio conciliar el sueño con facilidad. Este lunes que ya acabó, amanecía con la noticia de la “fuga” de Mohammed Gaddafi de su propia casa, donde según publicaban ayer varios medios de “reconocido” prestigio permanecía bajo arresto domiciliario por los “luchadores de la libertad” libios. Horas más tarde saltaban las imágenes que publicaba CNN de Saif Gaddafi, otro de los hijos detenidos, en plena libertad y afirmando “Ahora daremos una vuelta por la ciudad de Trípoli por más de una zona, las cuales han comentado que hubo guerras y enfrentamientos…”.

Saif Gaddafi en Libertad / Foto: Reuters

Desde el principio, para muchos de los que hemos estado presente en este conflicto la desinformación ha sido la nota predominante en una guerra donde cada vez se ven más claros los intereses de malos y menos malos. Personas cuyos nombres eran unos y a la semana son otros, ciudades que eran asediadas por misiles gadafistas mientras en su interior pintaban tranquilamente calles en ruinas, agencias de protección al refugiado que pedían dinero para luego gastárselo en hoteles de lujo en ciudades tunecinas, y mensajes y más mensajes  cruzados entre los grandes medios de comunicación presentes en la zona, razones que han hecho que la mayoría de los que estuvimos allí desconfiáramos hasta de la azafata del avión que nos traía de vuelta a España.

Y ya que esa gran cadena de un emirato anuncia a bombo y platillo las detenciones de personas que se pasean libremente por Trípoli a las pocas horas, creo que un blog como este no hará daño a la opinión de una población cansada de titulares de prensa sin contrastar, y por eso me y por el insomnio que desde hace años padezco me mojo en la actual situación de Libia.

Mientras medio mundo, entre los que me incluyo, ha vivido las últimas horas pegado a sus ordenadores siguiéndolas noticias que llegaban desde Libia por redes sociales, televisión online, periódicos mundiales y demás, una pregunta sigue sin contestar: ¿dónde “coño” está Gaddafi?

Rebeldes libios en Trípoli / Foto: Sergey Ponomarev/AP

Aunque ya circulan rumores por la red que los de Marina D’Or tienen una habitación reservada a su nombre y que quizás Mourinho lo contrate como relaciones públicas para los partidos contra el Barcelona, la verdad es que la respuesta probablemente solo la sabrá el propio Gaddafi.

Muchas son las historias que cobran sentido en este momento de incertidumbre. Pero voy a quedarme con las que parecen más probables bajo mi humilde opinión de fotoperiodista jodido porque no le han publicado ningún artículo durante años de esa otra guerra olvidada llamada “pobreza”.

1. Una salida negociada pactada con la OTAN y USA a cualquier lugar del Mundo: No soy ningún experto en asuntos políticos ni diplomáticos pero hay cosas que como el hablar son instintivas, y cada vez que los Estados Unidos están por medio, y si ya encima se apunta su amigo Sarkozy todo lo imposible se vuelve un juego de niños. Así que no descartaría esta opción en ningún de los casos que no sea la muerte de Gaddafi o una condena por largos años. Muchos han sido los destinos que se han rumoreado, Venezuela, Angola, Zimbabwe o Argelia, pero sin duda el rumor que más ha cundido en estos días ha sido el de dos aviones sudafricanos en el aeropuerto de Trípoli en las pasadas fechas, una opción que según el diario Telegraph han confirmado varios miembros de la OTAN y de la RAF.

2. Permanece en su complejo de Bab Alazizia en Trípoli rodeado de los rebeldes libios: para muchos la opción más posible, y probablemente la más esperada por todos, incluido los Estados Unidos quienes afirman que el dictador sigue en su país. Desde la Guerra de Irak que George Bush padre declaró, los espectadores quieren ver sangre, esto es lo que vende, lo que da titulares, y no hay mejor noticia que un dictador masacrado por su propio pueblo a pedradas en la plaza principal de la capital. No hay fuentes que puedan confirmar esto, aunque sin duda es una opción muy posible también, el mismo Gaddafi ha repetido hasta la saciedad que moriría luchando, y eso es precisamente lo que está moviendo en este momento la información desde Trípoli. Las ansias por muchos medios de tomar la primera foto del dictador muerto está propiciando que noticias como la detención de Saif Gaddafi hayan sido publicadas por medios sin haber contrastado su veracidad anteriormente.

3. Permanece escondido en alguna parte de su país: En este caso, su ciudad natal de Sirte, ciudad todavía en manos de los pro-Gaddafi, sería la más probable de todas, dadas las noticias que llegan desde Libia. En las últimas horas varios misiles scud han sido lanzados por parte de las tropas gadafistas desde esa ciudad, noticia confirmada por fuentes de la OTAN. Una opción que de momento no goza de mucho fundamento, pero que no sería imposible si recordamos que Libia es un país con gran presencia de tribus que tendrán un papel importante en la reconstrucción del país.

4. Trípoli es la nueva ciudad de “Troya” y los medios de comunicación internacionales el caballo que Gaddafi está utilizando: De todos es sabido que las tropas del dictador estaban perdiendo terreno en casi todo el país. Durante las dos últimas semanas las pocas noticias que llegaban desde Libia contaban el rápido avance de los rebeldes. Pero sin duda alguna, la rápida entrada en Trípoli ha sorprendido al Mundo entero. Hace días la BBC informaba que según fuentes gubernamentales que quedaban más de 65.000 soldados de Gaddafi dentro de Trípoli. No sería de extrañar que dado el cariz que estaba tomando la lucha en las demás regiones del país, Gaddafi hubiera replegado las tropas para defender Trípoli, permitiendo a los rebeldes entrar con facilidad utilizando a los medios como testigos de un Mundo que espera su caída. Quizás una idea loca surgida de mi cabeza y mal desarrollada, como digo no soy un analista político, pero si quizás una persona que cada día se muestra más incrédula acerca del devenir de este Mundo.

No quiero con esto desprestigiar en ningún momento el trabajo de los compañeros allí presentes, todos me merecen el mayor respeto y toda la admiración de uno que sabe lo que es estar en esos lugares, pero si quizás quejarme en voz alta de los grandes medios de comunicación que en los dos últimos días han dado prioridad a mantener lleno el feed de Twitter más que a comprobar la veracidad de las noticias. En este mundo donde el segundo no tiene premio, una noticia como la caída del régimen del más que popular dictador libio es un pastel muy apetecible como para dejarlo en manos de la verdad y del periodismo de antaño. Y si alguno de los lectores, sean colegas o no, se sienten ofendidos por lanzar mis ideas al aire, pido perdón públicamente a través de este blog mediante el cual simplemente quiero ofrecer un punto de vista propio y diferente con la verdad como insignia.

Sea cual sea la respuesta, en estos momentos parece que el paradero de Gaddafi puede convertirse en el mismo culebrón que por años rodeo la vida de Bin Laden. Quizás cuando Libia deje de ser noticia, nos despertaremos alguna mañana con la el photoshop de un cadáver parecido al de Muamar, para luego saber que ha sido arrojado al fondo del mar. Esperemos por la tranquilidad del pueblo libio que el final de este dictador tenga las horas contadas tras un avance rebelde que parece ya imparable, y que el periodo que empiece tras su muerte sea pacífico y democrático, aunque esto viendo los intereses que muchos tienen en este país parece una utopía incluso pensarlo.

“La primera víctima de la guerra es la verdad”, dijo el congresista demócrata estadounidense, Hiram Johnson, en 1917.

Artículos Relacionados:

La detención de Saif al Islam evidencia la caída del régimen de Gaddafi, de Maite Rico para El País

NATO intercepts Gaddafi scud missile attack in Libya’s Sirte, por Al Jazeera

Gaddafi’s son Mohammed flees house arrest, por Reuters

Trípoli: la última batalla de Gaddafi

El próximo día 1 de Septiembre se cumplirán 42 años de tiranía y miedo en Libia. Desde ese día del año 1969, el autoproclamado “Líder de la Revolución”, Muamar el Gaddafi ha gobernado a su antojo un país que está a punto de conseguir la libertad.

Desde hace horas, Trípoli está viviendo la última batalla de Gaddafi. Los “luchadores de la libertad” como ellos mismos se denominan se han adentrado en la capital libia y como informa en directo Al-Jazeera, varias partes de la ciudad están ya totalmente tomadas por los bautizados como rebeldes por el mundo occidental.

Desde el comienzo del asedio a Trípoli, las redes sociales y muy especialmente Twitter se han llenado de rumores difícilmente contrastables, algunos hablan de la huida de Gaddafi a Venezuela, otros cuentan como hondea la bandera de la libertad en el aeropuerto de la capital, rumores y más rumores que solo hacen más que confirmar el nombre con el que muchos periodistas han bautizado a este conflicto: “la guerra de la desinformación”.

Es en este mismo momento cuando la sana envidia nos corroe a los que hemos estado allí en algún momento del conflicto, este es el instante que todos queremos vivir, ninguno de nosotros queremos perdemos el segundo cuando las caras de los que allí conocimos se iluminen por la esperada luz de la libertad, algo difícil de imaginar cuando hace poco más de un mes, sentado en el asiento de un destartalado coche escuchaba Wild World de Cat Stevens mientras me dirigía a conocer al mejor jugador de fútbol libio de todos los tiempos.

Mientras en las montañas de Nafusa se escuchan fuegos artificiales, en Trípoli ha empezado la última batalla, esa de la que tanto nos hablaban los que allí soñaban con volver a sus hogares, mientras Gaddafi se dirige al mundo vía telefónica, los “freedom fighters” libios han comenzado una lucha que no cesará hasta que la bandera roja, negra y verde no domine el horizonte del futuro de Libia. Ha comenzado la hora cero en Libia.

Inshalah Libia. Inshalah.

Gracias Malak, Gracias Moussa, Gracias Badis, Gracias Youssef, Gracias Fathi, Gracias Sefao, Gracias Massin, Gracias Naima, Gracias Azru……Gracias a todos. Libertad para Libia.

Libertad para Libia / Foto: Omar Havana

Emocionantes imágenes de la liberación de Zliten

Los olvidados de la guerra de Libia

Alguien dijo una vez que la primera víctima de cualquier guerra siempre es la verdad, en Libia no es diferente. Muchas historias son ignoradas por aquellos que creen saber la verdad de lo que ocurre por el solo hecho de haberlo escuchado en televisión o de haberlo leído en un periódico. Pero como en cada guerra, son muchas las realidades que siguen en la oscuridad, vidas que solo interesan durante las primeras semanas de cualquier conflicto. Como decía el gran Ryszard Kapuscinski, “si no hay sangre no interesa”, una frase que define a la perfección las noticias que llegan diariamente a los oídos de esas personas que viven alejadas de las bombas, pero en esta guerra también hay seres humanos a los que el líquido de la vida les hierve el cuerpo de impotencia bajo el abrasante sol del desierto tunecino, ellos son los olvidados, ellos son los desplazados, ellos son los desterrados, ellos son los refugiados.

Ellos son las víctimas silenciosas del conflicto libio. Esta guerra está teniendo un fuerte impacto no solo en los ciudadanos libios, sino también en más de dos millones y medio de inmigrantes, según cifras publicadas por el IOM en marzo de este año. Con una política de fronteras abiertas, Libia fue durante mucho tiempo un atractivo destino para muchos trabajadores del mundo árabe, del África Subsahariana, o incluso de otros países desarrollados. Durante la última década, el país se convirtió en un “atractivo socio” en la lucha contra los indocumentados que intentaban buscar un futuro mejor en países europeos.

De los más de un millón de personas que han dejado Libia desde el comienzo de la guerra, casi 600.000 son inmigrantes de diferentes nacionalidades. Una vez que han cruzado la frontera que les separa de la guerra, estas personas son clasificadas como “ciudadanos de tercera clase”, incluyendo no solo a aquellas personas que quieren volver a sus países de origen, sino también a aquellos reconocidos como refugiados o a aquellos que solicitan asilo. Casi 300.000 de estas personas han cruzado la frontera hasta la vecina Túnez desde el pasado mes de febrero, la mayoría de los cuales ya has sido repatriados a sus países de origen, sin embargo, todavía más de 4000 personas, mayoritariamente de países del África Subsahariana, no serán ayudados a volver a sus hogares por diferentes razones como guerras, dictaduras o persecuciones políticas. Según cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, a día de hoy se han registrados 980 personas con el estatus de refugiado y otras 1339 han solicitado asilo en otros países.

Algunos sudaneses se preparan para ser repatriados / Foto: Omar Havana

Mientras tanto la situación es tan desesperada para muchos de ellos, que prefieren arriesgar sus vidas cruzando el mar Mediterráneo en barcazas sobrecargadas con destino las costas de Malta o Italia. Desde el comienzo del conflicto, más de 18000 personas han llegado a las costas de Lampedusa en Italia, la mayoría provenientes de Trípoli, allí muchos esperan en los centros de recepción italianos a que el Gobierno de este país y las Naciones Unidas encuentren una solución para sus vidas, aunque más de 1800 de estos seres humanos nunca tendrán la oportunidad de ver de nuevo sus hogares, el fondo del mar será para siempre ese lugar donde han encontrado la paz que soñaban cuando embarcaron hacia la libertad.

Tanto en Italia como en el campo de refugiados de Choucha, en el sur de Túnez, todos estos seres humanos permanecen confinados en campos o centros de tránsito por un periodo indefinido de tiempo, su libertad de movimiento se ve severamente restringida, pareciéndose más a detenidos que a seres humanos que se han visto forzados a huir del horror de la guerra. Esta situación está teniendo un severo impacto en la salud física y mental de estas personas, incluyendo mujeres embarazadas, víctimas de tortura, víctimas de tráfico humano o niños de muy corta edad.

Algunos de los marfileños en Choucha / Foto: Omar Havana

En el campo de refugiados de Choucha, situado en medio del desierto tunecino, la situación es insostenible, los allí desplazados soportan diariamente temperaturas que superan los cuarenta grados centígrados, y las tormentas de arena son frecuentes, lo que hace que sus existencia sea casi imposible. Aquí la higiene sigue siendo el gran problema a superar, tanto las letrinas como las duchas son insuficientes, el agua escasa, y el alimento lo menos parecido a algo que pudiéramos considerar comestible, aquí la vida de más de 3000 personas discurre rodeada de la basura que día tras día se va acumulando en el terreno que ocupa este campo. En Choucha, no hay médicos especializados, y aquellos que necesitan de atención sanitaria de este tipo están bajo la supervisión del ejercito tunecino, cuya numerosa presencia en este lugar, hace que se asimile más a un campo de concentración que a uno donde los seres humanos deberían ser tratados como tales. Por si esto fuera poco, el pasado 22 de Mayo, un fuego arraso parte del campo, dejando seis muertos y decenas de heridos, a lo que siguieron fuertes disturbios entre los refugiados de diferentes nacionalidades que integran Choucha, enfrentamientos que se agravaron cuando el ejército tunecino abrió fuego indiscriminadamente contra los allí acogidos.

La comida se acumula en el suelo de Choucha como símbolo de protesta / Foto: Omar Havana

Separados por nacionalidades, miles de personas conviven en este campo, donde la tensión racial se masca, ciudadanos de países en guerra conviven con otros de los países contra los que sus hermanos o familiares están luchando, los odios entre los marfileños, nigerianos, eritreos, sudaneses o somalíes son cada día más patentes, todos acusan al vecino, todas se sienten discriminados, todos temen por su seguridad, y son muchos ya, los que prefieren regresar a Libia, donde la mayoría serán tratados como mercenarios al servicio de Gaddafi debido al color de su piel. Entre ellos se encuentra un joven llamado Emmanuel, él dejó su país, el Congo,  hace casi diez años para buscar un futuro mejor en la industria del petróleo tunecina, hace dos meses se vio obligado a dejar atrás todo lo que había conseguido con el sudor de su frente, hoy sus posesiones se reducen a un par de calzoncillos, un pantalón y una revista de National Geographic que ha leído cientos de veces:

“Cuando llegué a Choucha, me sentí bienvenido, estaba lleno de esperanza. Pero ahora solo me pregunto, cuánto tiempo más podre durar bajo estas condiciones. He estado aquí dos meses, y todos estamos sometidos a un durísimo estrés diariamente. Muchos han perdido a miembros de sus familias, otros se han visto forzados a abandonar todas sus pertenencias y sus documentos. Ya casi todos los que estamos aquí, estamos perdiendo nuestras mentes, solo queremos que nos saquen de este campo tan rápido como puedan, queremos trabajar, queremos seguir viviendo, pero aquí no hay nada, aquí no somos seres humanos vivos, aquí somos mendigos que suplican por un poco más de comida, el mundo se ha olvidado de nosotros”.

Llamamiento al Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon para un rescate urgente de 10.000 personas atrapadas en la región de Yefren, en las montañas de Nafusa, en Libia

29 De mayo de 2011

Llamamiento para un rescate urgente de 10.000 personas atrapadas en la región de Yefren, en las montañas de Nafusa, Libia

Estimado Secretario General Ban Ki-Moon,

Esta carta es un llamamiento a la acción urgente acerca de las severas condiciones que enfrentan nuestros hermanos y hermanas en la región de Yefren (incluyendo las ciudades de Yefren, Al-Gala y Kikla) situada en las montañas de Nafusa de Libia, y que ha estado bajo asedio completo durante las últimas 7 semanas, contadas a partir del 3 de abril de 2011. Aproximadamente, entre 7.000 y 10.000 civiles, hombres, mujeres y niños, han quedado atrapados aquí, enfrentándose a la tortura, el hambre, la enfermedad, y los ataques incesantes de las fuerzas de Gaddafi, causando graves daños físicos y psicológicos a esta población.

Yefren y Al-Gala’a son hogar de la minoría indígena de Amazigh de Libia desde 4000AC. Durante décadas, Gaddafi por la fuerza denegó al pueblo Amazigh su cultura y su lengua, la prohibición de su uso público; ejerciendo la censura estricta, la discriminación y el encarcelamiento de quien desafiaba a esto. Con el asedio, se está produciendo una epidemia de limpieza étnica. En los últimos cuatro días, el número de fuerzas de Gaddafi ha aumentado considerablemente, lo que les ha permitido tomar el control de posiciones vitales dentro de la región, incluyendo el centro de la ciudad, pequeños valles y posiciones estratégicas en las colinas. Mis contactos sobre el terreno están pidiendo ayuda AHORA.

Informes:

En las últimas 48 horas, 2 civiles han muerto de un ataque al corazón

En las últimas 24 horas, 3 civiles han sido asesinados, con 10 heridos que ahora requieren atención médica urgente.

La electricidad ha sido cortada desde hace más de 2 meses. Los niveles de gas y gasolina están agotados. Los suministros de agua han sido cortados por las fuerzas de Gaddafi  y los suministros de alimentos están disminuyendo rápidamente.

Las entregas son incapaces de llegar a ellos y los suministros de medicina han disminuido.

En nombre del pueblo libio en Yefren, esto es un llamamiento urgente y grave a organismos de asistencia humanitaria internacional, las Naciones Unidas, el CICR, la OTAN y el NTC. Además, hacemos un llamamiento a los trabajadores humanitarios locales, con la excepción de la media Libia Luna Roja situada en Trípoli, para implementar un corredor de ayuda a estas áreas. Este corredor de ayuda será para garantizar la protección de civiles indefensos. La OTAN debe actuar inmediatamente para romper el asedio; de lo contrario, el resultado será insoportablemente salvaje. La ayuda por aire es imprescindible para ayudar a aliviar el sufrimiento que los civiles están experimentando. Ayudarlos antes de que sea demasiado tarde.

La brutalidad de las fuerzas de Gaddafi en estas regiones y en todas las regiones libias no debe ser olvidada. Le suplico a la ONU, el NTC, la OTAN y todos los organismos humanitarios internacionales implicados que respeten la resolución de Consejo de seguridad de las Naciones Unidas de 1973 y que tomen todas las medidas necesarias para proteger la vida de los civiles allí presentes.

Atentamente,

Abdo Elherrari

libyanym@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: