Tag Archive | red shirts

Democracia en Tailandia

Después de casi dos años compartiendo este Mundo Olvidado con vosotros, hoy quiero salirme de la temática que suelo tratar en esta bitácora para poder compartir con mis lectores una buena noticia que llega en un momento donde las dudas sobre mi futuro profesional en la fotografía están llenando mis pensamientos.

No corren buenos tiempos para los fotógrafos y periodistas españoles, este oficio parece que decae al mismo ritmo que las preguntas sobre la naturaleza del trabajo inundan los pensamientos de muchos compañeros. Alguien dijo un día, “si no hay sangre no es noticia”, una verdad para muchos responsables de medios y espectadores que prefieren pasar horas presenciando las peleas constantes de famosillos en televisión antes que emplear diez minutos de su tiempo a leer esas otras noticias que periodistas como Antonio Pampliega, Amaia López, Manu Brabo, Eduardo de Francisco, Diego Ibarra….escriben desde esos lugares donde trabajar significa jugarse la vida.

Desde hace años he intentado dar a conocer esas otras realidades que no son noticia, me he llenado de mierda entre niños que comían sangre en vertederos olvidados de la mano de Dios, he llorado escuchando las declaraciones de niños que pedían a Gaddafi que se fuera ya, he vestido el color rojo de una revolución que pedía democracia en el país de las sonrisas, he mirado a esos ojos cegados por el ácido de los celos, y nada, absolutamente nada, ha interesado como para considerarse noticia en España. Desde aquí quiero agradecer a esos pocos como Roberto de Radio Atlántico, Pau y Nuria de Bottup, Merche de Vúdeo, Javier Couso, Antonio Tejada, Leila y Juanlu de Periodismo Humano, que han permitido que la voz de los olvidados camboyanos, tailandeses o libios haya llegado hasta mucho de vosotros.

Hoy, la democracia en Tailandia, vuelve a estar de actualidad en mi ciudad, Granada. Hoy, una de las fotografías tomadas en esos días donde ciudadanos preferían morir antes que rendirse ha sido elegida como ganadora del concurso GR-PHOTO 2011. Y desde aquí, quiero dedicar este premio a uno de esos seres humanos necesarios en toda sociedad que se quiera llamar libre, Fabio Polenghi, asesinado por el ejército tailandés en esos días donde las calles de Bangkok se cubrían del rojo de la democracia.

Democracia en Tailandia / Foto: Omar Havana ( Foto Premiada en el GR-PHOTO 2011

Desde aquí quiero compartir este premio con vosotros, quienes habéis sido valientes de no volver la vista ante las injusticias que países como Camboya viven día tras día. Desde aquí quiero dar la enhorabuena a todos los participantes en el concurso, así como a los seleccionados para la exposición que se realizará en Granada entre el 6 de octubre y el 28 en la sala Rey Chico. Desde aquí quiero acordarme de todos esos compañeros que han perdido la vida buscando la verdad. Desde aquí…..

Gracias a todos, va por ti Fabio, siempre en el corazón.

Quiénes son los camisas rojas tailandeses

El Frente Democrático contra la Dictadura (UDD) o los “camisas rojas” forman un movimiento antigobierno en Tailandia. Se denominan así porque en sus protestas contra el Gobierno todos visten ropa de este color. Constituyen la mayoría rural y las clases sociales más desfavorecidas de la sociedad tailandesa, quienes a su vez forman la mayoría del electorado de este país. Quieren el derecho a elegir su gobierno democráticamente.

Tailandia quiere Democracia / Foto: Omar Havana

Origen

Recuerdo aquel 13 de Septiembre de 2006, como un día normal en la pacífica Bangkok, nada parecía fuera de lo común. Ese día dejaba el llamado país de la sonrisa para volver a este mundo desarrollado.

Pocos días después los telediarios de Europa nos mostraban las imágenes de un Golpe de Estado en Tailandia. Era 19 de Septiembre, y las tropas leales al jefe de ejército, el General Sonthi Boonyaratkalin, asaltaban el Gobierno para derrocar al primer ministro Thaksin Shinawatra, que en esos momentos daba un discurso en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. La junta militar derogó la Constitución, disolvió la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional, decretó la ley marcial, prohibió las actividades políticas en todo el país, incluida la creación de nuevos partidos y decretó la censura de prensa con la intervención de los medios de comunicación y el bloqueo de Internet.

Los golpistas declararon su lealtad al Rey Bhumibol Adulyadej y crearon un Consejo para la Reforma Democrática bajo la Monarquía Constitucional que asumió los poderes ejecutivos y legislativos y que fue reconocido oficialmente como «gobierno provisional» por el Rey el 22 de septiembre.

9 de Octubre 2006. El General Surayud Chulanot era nombrado como el vigésimo cuarto primer ministro tailandés, prometiendo restablecer la democracia y formar un gabinete de 35 personas en menos de una semana, horas después de que tomara el mando del país, insurgentes atacaron la escuela Don Rak en uno de los céntricos barrios de la capital tailandesa, con el resultado de un civil muerto y decenas de policías heridos gravemente.

Durante unos meses, todo se iba normalizando en Tailandia, hasta que en Marzo de 2007 la mujer de Shinawatra, Khunying Potjaman era acusada de un crimen de evasión fiscal, derivado de una investigación que daría con los cargos de corrupción al antiguo primer ministro, viendo como en mayo de ese mismo año su partido político, el llamado Thai Rak Thai (TRT) era declarado ilegal.

11 de Junio 2007, Kaewsun Atibhodi, secretario del comité de escrutinio de impuestos, explicaba en rueda de prensa, que habían congelado todas las cuentas de la familia Shinawatra, en total más de 52 billones de Baht Tailandeses, un equivalente a 1 billón de euros. Pocos días después, Thaksin y su esposa eran acusados de corrupción y malversación de fondos públicos por un total de 772 millones de Baht, lo que podría llevar al antiguo primer ministro a una condena de más de 13 años de prisión. Juicio que tendría lugar en el mes de agosto, y al cual, ninguno de los dos acusados se presentaron.

La inestabilidad política se hacia patente cuando en Diciembre de 2007, Samak Sundaravej, es elegido como nuevo primer ministro tailandés. Un gobierno que era mas visto como de ruptura más que de unión, ya que el nuevo presidente pertenecía a un partido mayormente financiado por Shinawatra y el cual seria uno de los más efímeros de la democracia de este país. Un mes tras su elección, Thaksin y su mujer acababan sus 17 meses de exilio y volvían a Tailandia para enfrentarse a los cargos de los cuales era acusado, reiterando que su vuelta no se debía a pretensiones políticas. Pero meses después, Potjaman, esposa del antiguo primer ministro, era juzgada y sentenciada a tres años de cárcel por un crimen de evasión de impuestos derivado de los 772 millones de Baht, condena que nunca cumplió, tras solicitar la apelación. Meses después, Thaksin es encontrado culpable del cargo de corrupción y sentenciado a dos años de prisión. La pareja no acudió a escuchar la decisión del Supremo, una vez más estaban buscando asilo en Londres.

Los camisas rojas consideran a Thaksin su héroe / Foto: Omar Havana

Diciembre 2008, El aeropuerto internacional de la capital tailandesa, Suvarnabhumi es tomado por los camisas amarillas, grupo partidario de la monarquía y totalmente en contra de  Shinawatra, forzando a las autoridad a cerrar la mayoría de las operaciones aéreas, ocasionando la cancelación de la mayoría de los vuelos entrantes y la cancelación total de todas las salidas. El partido democrático, encabezado por el actual primer ministro Abhisit Vejjajiva, no mostró el apoyo a los grupos radicales que encabezaron la revuelta, pero dejó total libertad de actuación. Meses después, Abhisit seria nombrado Primer Ministro Tailandés.

Desde entonces, ha existido una revolución roja en silencio, con varios enfrentamientos, como en las celebraciones de año nuevo tailandés de 2009, que obligaron al gobierno a declarar el estado de emergencia. Como resultado cientos de heridos y varias muertes. Enfrentamientos que se fueron repitiendo en los meses posteriores de este año 2009, como en la cumbre de la ASEAN en Pattaya días después y que tuvieron su punto más caliente en la primavera del 2010, como ya todos conocen.

Quiénes son

Bajo las siglas de UDD, surgieron en 2006 como oposición al gobierno militar y al golpe de estado de ese mismo año. El UDD suspendió sus actividades después de las elecciones generales de 2007, donde una nueva facción del partido de Shinawatra, liderada por Samak Sundaravej, se hizo con el poder. Desde 2006, año de la salida del gobierno de su líder, han sufrido el acoso de los llamados camisas amarillas, que se han opuesto a todos los resultados de las elecciones libres de Tailandia Pero como respuesta a las continuas revueltas y a la toma del palacio presidencial por parte de los camisas amarillas en Mayo de 2008 han incrementado sus concentraciones. Esta situación permite a los generales, consejeros del Rey, consejo supremo y a la élite conservadora del país a actuar por encima de la Constitución.

Los principales líderes del UDD son miembros de la oposición Puea Thai Party y algunos activistas sociales. Su núcleo lo constituye Jatuporn Prompan, Veera Musikhapong y Nattawut Saikua.

Líderes de los camisas rojas / Foto: Omar Havana

La mayoría de los camisas rojas apoyan a Thaksin por buenas razones, durante su mandato aprobó varias leyes que favorecían a las clases mas desfavorecidas, como el sistema de seguridad social gratuita para todos los ciudadanos.

Aunque no son meras marionetas del depuesto primer ministro, hay una estrecha relación entre unos y el otro. Siempre dispuestos a la protesta y a la lucha, se organizan en grupos autosuficientes, e incluso han llegado a cuestionar a Thaksin por su continuo apoyo a la monarquía, en contra de los ideales de los camisas rojas que pretenden instaurar una República en la nación.

Muchos de estos camisas rojas critican los abusos de Shinawatra, pero ellos son la izquierda de un movimiento de ciudadanos que buscan la democracia real.

En contraposición al color rojo de los seguidores del UDD, los llamados camisas amarillas son aquellos opuestos al antiguo líder tailandés Thaksin y sus aliados. Un color que siempre ha estado relacionado al monarca. No forman un partido político sino una coalición de grupos sociales. Saltaron a la fama en Septiembre de 2006, forzando el golpe de estado de ese mismo año. También conocidos como PAD o Alianza del Pueblo para la democracia. Monárquicos de base, tienen el apoyo de las clases sociales más altas del país, la mayoría de los medios de comunicación, el ejército y la familia Real. Saltaron a la palestra una vez más con la toma del aeropuerto de la capital en los últimos meses del año 2008.

De momento, conforman una multitud silenciosa, aunque los rumores que circulan por la capital, hablan de que volverán a tomar la ciudad si no se celebran las elecciones previstas para el próximo mes de Mayo.

Rojo o amarillo, dos colores que tienen al país al borde del caos político una vez más.

Bangkok sigue pidiendo Democracia un año después

En memoria de Fabio Polenghi.

Los camisas rojas toman Bangkok un año después

La noche cae sobre Bangkok, una fuerte lluvia monzónica acaricia las caras sonrientes de esas camisas rojas que un año después siguen pidiendo Democracia. Desde las primeras horas de hoy, domingo 10 de abril de 2011, casi 100.000 almas rojas ocupan el Monumento a la Democracia donde hace un año exactamente fue asesinado el fotógrafo japonés Hiro Muramoto.

Hiro Muramoto fue asesinado en este lugar / Foto: Omar Havana

 

La amabilidad de estas personas sigue llamando mi atención, en tan solo cuatro horas abandonaré esta parte del Mundo Olvidado con el recuerdo de sus sonrisas. Hace un año empezó mi aventura como fotoperiodista. Acompañado de mi inseparable cámara recorría las calles de la ciudad roja, y ya entonces me hicieron sentir que independientemente del color de sus camisas, compartíamos un mismo sueño, la libertad. Hoy, si aún fuera posible, se han apoderado de mi corazón. El sentido homenaje a mi compañero Fabio Polenghi, asesinado el 19 de Mayo de 2010 en Bangkok, ha hecho que las lágrimas recorrieran mi cara una vez más.

Homenaje a Fabio Polenghi / Foto: Omar Havana

Como me comentaba el antiguo teniente coronel Pisuth Sirimangkala, hoy convertido a abogado de los camisas rojas, “no entendemos porque el gobierno tailandés sigue insistiendo que no dispararon a los periodistas, todos sabemos que las balas procedían de los rifles de la policía, y sin embargo, en lugar de castigarlos, todos aquellos policías que asesinaron a inocentes seres humanos han sido promovidos, algunos incluso al rango de General, pero seguiremos pidiendo democracia, nadie nos parará, porque Tailandia merece Libertad”.

Algunos líderes han salido de la cárcel para acudir a esta manifestación en el mismo lugar donde hace un año, empezó el conflicto. Entre ellos un exultante Jatuporn Prompan calienta a la multitud con los mensajes dirigidos al Primer Ministro Abishit Vejjajiva. Como el mismo Jatuporn me confirma, “la situación ha mejorado, y esperamos elecciones libres para el próximo mes, de no ser así, seguiremos en las calles, de hecho el 19 de Mayo celebraremos otra concentración en el mismo lugar donde tu compañero Fabio fue asesinado”.

Jatuporn en el Monumento a la Democracia / Foto: Omar Havana

Una vez más todos me preguntan por Fabio, la cámara nos ha hermanado para siempre, y hoy más que nunca siento que debo estar a la altura de su gran trabajo, los que seguimos escribiendo la verdad de esos seres humanos sin voz tenemos la obligación de seguir luchando para que su muerte nunca quede en el olvido.

Todos quieren salir en la foto, todos sin excepción posan ataviados de rojo hasta las cejas, y a cambio, solo piden que contemos la verdad, “tú eres extranjero, en tu país puedes decir lo que realmente sucedió, sabemos que en Tailandia esto es muy difícil, por eso, te pedimos que por favor cuentes nuestra historia”, me susurra una mujer. “Muramoto murió buscando la verdad y nosotros debemos seguir su trabajo”, me dice un compañero japonés de la agencia Kyoto.

Un reportero fue asesinado en este lugar / Foto: Omar Havana

 

Muchos utilizan la camisa de nuestra “roja” para demostrar su admiración por este causa, otros las del Liverpool con Torres en la espalda, y hasta los perros visten de rojo hoy. Todos quieren democracia, algunos han venido desde Australia para apoyar a sus familias, otros, lo más pobres, han tenido que viajar toda la noche para poder derramar las lágrimas de la libertad.

Hoy Bangkok vuelve a ser rojo, un color que hoy recuerda más que nunca a la sangre derramada por la democracia, a la muerte de mis compañeros, a la lucha por la libertad. Hoy Bangkok se despide de mí de la misma forma en que me recibió hace un año. Hoy Bangkok, grita ¡Democracia!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.



A %d blogueros les gusta esto: